Siempre que visitaba a mis abuelos me preguntaba cómo es que llevaban tanto tiempo juntos si ahora el amor y las relaciones parecen tener fecha de caducidad, ya nadie tiene huevos para jugársela, nadie quiere algo formal, nunca faltan los pretextos como “es que no estoy preparado”, “es que tengo miedo”, “es que ya me han lastimado”, “es que necesito tiempo”, “es que, es que…”, ¡es que son puras estupideces!

Hoy todo se quiere a la ligera “por si fracasamos”, claro que a nadie nos gusta que nos rompan el corazón pero en el amor debe ser todo o nada, blanco o negro, porque los intermedios siempre hacen perder el tiempo.

forever

“El amor en tiempos de cobardía”, no hay mejor título para la actualidad. Hoy lo que se rompe se tira a la basura y en los tiempos de mis abuelos uno de los dos cedía, se sentaban con una taza de café y reparaban lo que estuviese mal. Antes no se tiraba la toalla a la primera discusión, antes se dialogaba y se buscaba una solución. Antes no existía el “no lo busques, que él/ella lo haga primero” porque en cuestión de amor no existe la palabra “rogar”, se llama “luchar” y en alguno de los dos tiene que caber la cordura, debe existir la iniciativa e incitar al otro a arreglar las cosas.

En los tiempos de mis abuelos el amor tenía más valor. No importaba que alguno de los dos tuviese un carácter de mierda porque el otro lo ayudaba a ser mejor. Y es que el amor no se trata de cambiar a la pareja, se trata de ayudarla a mejorar, a sacar la mejor versión de sí mismo. El amor se trata de caminar juntos y si alguno de los dos se cansa en el camino, el otro lo carga o lo jala o busca cómo hacer para continuar pero JUNTOS, siempre así.

AMERICAN HORROR STORY: COVEN Protect the Coven - Episode 311 (Airs Wednesday, January 15, 10:00 PM e/p) --Pictured: (L-R): Evan Peters as Kyle, Taissa Farmiga as Zoe-- CR. Michele K. Short/FX

Mi abuelo siempre me decía: –“aquello que no has de querer lo has de tener”, yo no quería a una sola mujer, quería crecer y crecer económicamente, viajar, tener lujos y ser alguien de admirar, eso de formalizar y formar una familia me daba terror pero tu abuela, siempre tan terca y testaruda jamás quitó el dedo del renglón, quiso desde el principio a este viejo cascarrabias y no importó cuanto la lastimara (inconscientemente) o cuanto hiciera por alejarla de mi vida, me tomó de la mano un día y jamás me soltó, luchó por los dos y entonces un día me di cuenta de cuanto la quería y de cuan mediocre había sido mi pensar.

Ahora la quiero únicamente a ella, hemos crecido juntos y tal vez no tenemos lujos pero la tengo a ella que es el tesoro más valioso del universo, ella me enseñó el valor de un compromiso y me dio el mejor de los regalos, una familia, y sabes, todo ello no lo cambiaría por nada del universo, no hay día que no me despierte y la contemple a mi lado y de las gracias por lo terca y aferrada que fue. Y lo mejor, lo mejor viene cuando me mira con esos ojitos llenos de fe y de admiración porque de todas las personas que existen en el mundo, ella siempre creyó en mí y por ella soy lo que soy.

ancianos 2

Yo no la quería (tal vez o me rehusaba a creerlo porque temía perder) pero ahora sé que haber elegido a la mujer más terca, celosa, aferrada, loca, dramática pero a la vez tierna, amorosa, detallista y guerrera, me cambió completamente la vida y mis días no serían igual por esa mujer.

La clave no está en dar el 50 y 50% en una relación, la clave está en que si un día ella da el 10, yo daré el 90 y si el día de mañana yo doy el 30, sé que ella dará el 70. “La clave está en complementarse”.

Autor: Stepha Salcas



     Compartir         Compartir