Calma ya esa desesperación, aquí la prisa no sirve de nada, conquistame primero, antes de que vengas corriendo a decirme que quieres estar conmigo, antes de eso primero háblame al oído, háblame de las cosas que a toda mujer nos guste escuchar, de las cosas que no siempre se dicen, de las cosas que ya no se usan porque puedan parecer anticuadas. No te estas esforzando la verdad es que lo estas haciendo mal, no necesito dinero guarda esa cartera, no te comportes como un chico tímido pues no ando en busca de formalidades, en realidad prefiero algo un poco más atrevido.

Alguien que en verdad sepa algo sobre conquistar, que se esfuerce en enamorarme, que pueda con el paquete; no es que sea una mujer complicada o difícil pero la verdad es que soy una mujer fuerte y a veces las mujeres que aceptan sus debilidades se vuelven más fuertes y no se quedan con lo primero que les ofrecen. Esfuérzate más, dame un poco más porque definitivamente no me voy a conformar, necesito alguien que me quiera en verdad, que se quede despierto para asegurarse que duermo, alguien que se preocupe en darme lo que quiero y no en conseguir su placer primero. 

No me dejes con las ganas de decirte lo que quiero, antes de que des la vuelta y renuncies a lo que en verdad te ofrezco, quédate a que hablemos y luego… quizás luego podamos charlar de las cosas que no decimos cuando los demás están atentos. Antes de que te vayas voy a esforzarme en darte otra oportunidad, un poco más de esfuerzo y de esmero para que tal vez así yo me quede con lo mejor de ti. 

Ya no digas más porque con lo poco que has dicho ya me lo has dicho todo, ahora ya conozco el cuento entero y no me sorprende que digas cosas que parecen no tener sentido, pareces ser de esos hombres que son mejor cuando no dicen nada. Antes que digas algo más calma tu prisa pues ya no hay razón en hablar por hablar, necesito un hombre de verdad que me interese y haga lo necesario para hacerme sentir que no hay nadie más en el mundo entero.



     Compartir         Compartir