No necesito otra opción, no quiero otra opción, porque te quiero a ti, lo repetiré por si acaso, ¡Te quiero a ti, te elijo a ti! No existen pretextos por mi parte, no hay más que decidir.

No digas que te tienes que ir, no me digas adiós porque si te vas entonces todo termina así, todo terminaría aquí. Tómate un momento y recuerda los planes que teníamos, recuerda la vida con la que un día soñamos. Tienes que recordar la felicidad que ambos buscamos.

No te vayas porque yo te quiero con todo el ser y lo que doy por ti, nadie más te lo dará, no porque no sea posible, sino porque nadie tendrá el grado de entrega y compromiso que yo te he prometido.

Yo te necesito a mi lado, porque me he partido a la mitad y te he puesto en ese lugar, no me dejes así nada más, si no hay vuelta atrás dame la razón que explique esa decisión, sólo dime que aún me quieres, yo sé que puedo hacerte muy feliz.

Recuerda los planes que trazamos con la misma mano, con el mismo lápiz, en este el libro de la vida. Sólo es necesario darnos un nuevo comienzo, yo aquí me quedo para toda la vida, quédate para poder charlar. ¿Porque no conversamos de nuevo? No me digas adiós, no así, primero dame la razón.

No necesito otra opción, no quiero otra opción, porque te quiero a ti, lo repetiré por si acaso, ¡Te quiero a ti, te elijo a ti! No existen pretextos por mi parte, no hay más que decidir.

No digas que te tienes que ir, no me digas adiós porque si te vas entonces todo termina así, todo terminaría aquí. Tómate un momento y recuerda los planes que teníamos, recuerda la vida con la que un día soñamos. Tienes que recordar la felicidad que ambos buscamos.

No te vayas porque yo te quiero con todo el ser y lo que doy por ti, nadie más te lo dará, no porque no sea posible, sino porque nadie tendrá el grado de entrega y compromiso que yo te he prometido.

poesia

Yo te necesito a mi lado, porque me he partido a la mitad y te he puesto en ese lugar, no me dejes así nada más, si no hay vuelta atrás dame la razón que explique esa decisión, sólo dime que aún me quieres, yo sé que puedo hacerte muy feliz.

Recuerda los planes que trazamos con la misma mano, con el mismo lápiz, en este el libro de la vida. Sólo es necesario darnos un nuevo comienzo, yo aquí me quedo para toda la vida, quédate para poder charlar. ¿Porque no conversamos de nuevo? No me digas adiós, no así, primero dame la razón.



     Compartir         Compartir