A veces me pregunto por qué los momentos de más inspiración son los momentos de tristeza.

Aquí comenzó todo, un comienzo hacia la pérdida de mí misma, nos conocimos y con ello aprendí a conocer lo que podía llegar a ser con la persona que yo creía correcta, las cosas no siempre serán como parecen, te las pintan de colores y se tornan con el tiempo en blanco y negro.

Una tras otra, me cegué a un amor no correspondido, o quizá en el momento no correspondido… Pero, aprendí… Sí, aprendí a vivir sin tu presencia, las personas te dañan y mucho, pero no es el amor quien te hace daño… No confundan eso, a las personas nunca terminas de conocerlas, las vas conociendo con el tiempo, con las acciones, pero jamás se termina de conocerlas, pueden llegar a ser mucho más o mucho menos.

Inevitable no haberme cautivado con tu mirada, esa mirada que por las noches me acompaña, pero no, no creas que te extraño, sólo extraño lo que fui estando contigo.

Me sumergí en un mar de esperanzas, donde no tenía como salir, te dejé ir, fue lo mejor que pude haber hecho, te dejé ir…

Suspiros, suspiro con tus ojos que me miraban desde el otro extremo

cuando en realidad no sabíamos el daño que nos íbamos a causar,

supongo que de eso trata vivir, vivir con la existencia no existente del amado

Con la esperanza no esperanzada de la ilusión

Con la pérdida no perdida de la persona que no quieres dejar ir

Pero suéltala, suelta a aquello que te hace daño… A veces aferrarte hace más daño que soltarte, sé libre, no mires atrás, que el pasado allá se queda junto con las personas que no valen seguir en una mirada próxima al futuro.

Encuentren las piezas del rompecabezas en ustedes, encuentren la manera de volver a ser, aquello que se dejó de ser después de haber amado tanto, después de haber dejado una parte de ti en aquel amado, aquel amado que no supo amar, aquel que se ha quedado con una parte nuestra y nosotras con una de él, ¿se ha perdido o se ha ganado?, eso solo el tiempo y los hechos nos lo dirán.

Aprende a vivir contigo mismo, sin esperar más allá  conocerse, quererse y amarse.

 

Por: Estrallada_noche



     Compartir         Compartir