En una fría noche de niebla y llovizna, los relámpagos iluminaban el cielo, los árboles inquietos y el sonidos de las ramas rozando los tejados. Adentro de una habitación cálida, una mujer de piel morena, dientes tan blancos como la nieve, cabello castaños como el color de los granos de café, ojos marrones, acostada en la cama y con un libro en la mano.

Su mano temblaba, apenas podía sostener el libro, pues ella le tenía temor a las tormentas eléctricas. Esa noche se encontraba sola pues no tenía nadie que le acompañara, su amigo más cercano estaba a cientos de kilómetros, ella pensó en llamarlo aunque fuera tarde sabía que estaría despierto, porque sufría de insomnio. Cuando de pronto suena su teléfono, como por causalidad del destino escucha la voz de uno de sus mejores amigos del otro lado del teléfono.

tumblr_mrjr9yA4Zz1rdl9d1o1_500

Ella le comenta que estaba aterrorizada porque estaba sucediendo una tormenta eléctrica. Su amigo le pide por favor que se calme que todo va a estar bien y que estaba al tanto de lo que estaba pasando. Ella sorprendida le pregunta porque sabía. Le responde que estaba en la misma ciudad que ella y que no tuvo tiempo de avisar que pasaría por ahí, y que si no tenía problemas de quedarse en su departamento por una noche. Ella entre el miedo y la alegría de escuchar a su amigo, le respondió que no había problemas puesto que el la cuidaría! Esto es una clara señal que siempre en nuestros peores temores y momentos, hay alguien que conspira y nos saca adelante a pesar de todo lo malo.

Por: Brian Cano



     Compartir         Compartir