Desde que llegaste a mi vida te has ido clavando poco a poco en mi interior. Al principio eras un amigo más, fue pasando el tiempo y los mensajes se hicieron más frecuentes, las salidas más constantes y la confianza fue aumentado diariamente de una manera inefable, nos fuimos uniendo poco a poco hasta el punto de volvernos casi inseparables.

Muchas personas nos dicen que vamos a caer en un amor más profundo, otras dicen que es una amistad fingida llena de momentos románticos; besos y abrazos, nos hemos acostumbrado a esto, a responder siempre que nuestra amistad es verdadera, que somos muy cercanos y que no tenemos ningún otro objetivo, tenemos nuestro título de amigos muy claro. En mi caso al principio esto era cierto, siempre fui la amiga leal, cariñosa, pendiente y abierta para que vinieras a mí a contarme tus metas, tus sueños, tus logros y hasta sobre tus amores, pero eso ha cambiado.

Ya han pasado varios años desde que te conocí y lo que siento por ti dio un giro, he tratado de esquivar estos pensamientos de confusión, pero cada vez van creciendo un poco más, hasta el punto de llorar por las noches pensando en ti y rogando que algún día pase algo más.

Me he descubierto viendo tus fotos más seguido, relacionando canciones contigo y escribiendo textos a tu nombre. Nunca pensé que tu podrías causar esta explosión de sentimientos en mí, nunca alguien pudo llegar a los lugares de mi vida donde tú has llegado; los que conoces mejor que nadie. No te imaginas lo difícil que es ahora para mí estar contigo y no decirte lo que realmente siento, tenerte a la par y no poder agarrar tu mano, tu cara y darte un beso, verte reír mientras mis sentimientos explotan dentro mí y solo tener que fingir cordura ante ti.  Existen cosas que podrías considerar tan insignificantes, pero no te imaginas lo que significan para mí; mensajes, canciones, lugares, fragancias, sonrisas, momentos… todo esto me va volviendo poco inmune ante ti. Has ido rompiendo esquemas, criterios y estereotipos en mi manera de pensar, actuar y ver el mundo, eres tan diferente, tan único, y esto hace, amigo, que cada día me enamore más de ti.

Hoy te tengo de frente y miles de cosas pasan por mi cabeza, miles de verdades y sentimientos que deseo contarte, pero el miedo a decírtelas es más poderoso, ¿cómo me puedo arriesgar a perder a mi mejor amigo por el hecho de haberme enamorado de él? El miedo a que me rechaces me asusta más cada minuto si te digo la verdad…

“El que no arriesga no gana” pero yo estaría arriesgando una amistad de años, cargada de momentos importantes

Amigo mío, si tan solo supieras que estas líneas son a tu nombre, tal vez entenderías todo lo que he callado este tiempo, muchas cosas cambiarían entre tú y yo, si sería para bien o para mal, no lo sé, el tiempo dirá si alguna vez has sentido o sentirás algo por mí, pero por el momento no me atrevo a decirte que ya no te veo como un simple amigo y que estoy enamorada de ti.

Por: secret

 



     Compartir         Compartir