Hoy te marchas con esa sonrisa cínica en el rostro, hoy te vas sin importarte nada, sin importarte que me dejas así, hecha trizas, con estas lagrimas que me ahogan, que me intoxican

Hoy eres tú el que sale victorioso, te marchas con ella, y yo me quedo con el corazón hecho un nudo, sin fuerza para latir, sin ilusión alguna por bombear la sangre que me ayude a  vivir.

4

Tus últimas palabras fueron tan frías, que casi me hicieron dudar que un día me querías, pues no te importo lastimarme, ni hacerme llorar, no te importaron los recuerdos y, ni mucho menos los besos ni las promesa  que nos hicimos hace un tiempo atrás.

Tal parece que se te ha olvidado todo el amor, todos esos momentos que vivimos los dos, cuando éramos tu y yo contra todos, tu y yo construyendo un mundo para los dos, creo se te ha olvidado que era yo tu apoyo, tu motivación, quien no te permitía rendirte, ni darte por vencido ante cualquier situación.

Puede que con ella vivas muchas experiencias nuevas, puede que ella te di lo que no te di yo, aunque para ser sinceros lo dudo mucho, pues sabes a ciencia cierta que te di lo mejor, todas la sonrisas, todo el amor.

Sé que tal vez ahora te emocione lo que vives con ella, pero sé que llegará ese punto en que extrañarás nuestro tiempo juntos, los besos en la ducha, las tardes de lluvia frente a la chimenea, nuestros cuerpos tibios que se aferraban a quedarse cerca.

8wi1kj

Sé que cuando menos te lo esperes, me compararás con ella, y extrañaras mi risa y mis caricias necias, y pensaras en mí, sobre todo en las noches frías cuando tú solías dormir aferrado a mis caderas.

Sé que  algún día te vas a lastimar con mi recuerdo, sé con certeza, que tarde o temprano, te dolerá mi ausencia.

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 

 

 

 

 

 

 



     Compartir         Compartir