En esta madrugada, decido escribir un poco, faltan poco para tu cumpleaños, y que mejor que recordar un poco de lo que ha sido todo este tiempo; es gracioso recordar la inusual manera en la que te conocí, quien diría que después de tantas ocasionales reuniones, fiestas, y que esa ocasión no me tome la molestia de arreglarme y vestí lo primero que encontré, te conocí.

Después de todo, después de haber pasado por tanto y nada a la vez, no sé si sea correcto, que en tan poco tiempo escriba de ti, pero ya sabes que soy una romántica, tal vez algún día diga lo loca que estaba por haber  escrito tanto de ti, pero lo bueno es que jamás me arrepiento de nada, y mucho menos si fuiste el hombre, que me ayudo a explorar más allá de lo que solo leía en libros, el que me enseñó a diferenciar la amistad a la de los conocidos, y que mejor el que me enseñó a ser una mujer en la noche y una niña en el día.

Que te puedo decir, me fascina estar contigo, a veces me gustaría que el tiempo se detenga un rato cuando estoy junto a ti, pero siento que el silencio desborda y llena más que las palabras; quiero que seas esa persona con la que siempre puedo contar, quiero que seas ese libro que vuelvo a leer una y otra vez, quiero que siempre estés en mis letras, que seas el único y  el principal protagonista, quiero ser la  que nunca olvida tu cumpleaños, quiero ser tu incertidumbre y sobre todo tu certeza, quiero que seas mi rosa y mi espina aunque me hagas daño, quiero ser tu principio y final; como una vez te lo dije: -yo no quiero pasar por tu vida como las modas-; tampoco es que te esté hablando de bodas, claro eso vendrá después jajaja.

Tal vez tu no imagines lo mismo que yo, pero me encanta vivir todo esto, y me maravilla la idea de  saber que te puede suceder lo mismo que a mí; haber viajado contigo aunque no sean a lugares tan remotos, como me gustaría, pero pude ver lo grandioso que puede llegar a ser, tal vez puede que para ti no sea la primera vez que lo haces, pero en mi lugar sí, y estas primeras veces contigo me están llegando a gustar y a acostumbrarme más de la cuenta,  y eso al final puede resultar dañino, si es que no se logra hacer la diferencia desde ahora.

No sé en qué momento ni en qué hora leas esto, no sé cómo estemos, me gustaría mucho pasar contigo tu cumpleaños, pero entiendo que lo pasaras con tu familia y amigos, y que en ese pequeño y reducido grupo no encajo yo, ya que no pertenezco ni a la familia ni mucho menos a los amigos; algún día me encantaría saber a qué pertenezco…

Hoy más segura de mí, más segura de ti, pienso diferente: te quiero, y quiero estar contigo, el tiempo que queramos, quiero continuar contigo  esas noches en las que solo la luna y a veces las estrellas son nuestra única compañía, quiero seguir siendo testigo de tu luz, de tu amabilidad, de tu ternura, de tu amor, de tu éxito como tal, y quiero que esto continúe todo el tiempo que quieras, porque hoy sé que “para que el amor sea verdadero, duradero, intenso, y fiel, es requisito que sea libre también.”

En fin, espero que yo, algún día llegue a ganarme por completo el corazón de este chico de ciudad.

 

Autor: Señorita de Verano

 



     Compartir         Compartir