No sé como comenzar a decir todo lo que e enseñaste mientras estuve a tu lado. No sé como explicarte todo lo que aprendí a base del error durante todo este tiempo que pude conocerte y compartir mi tiempo con una persona como tú y con una farsa como lo nuestro. Fue muy difícil entender y aceptar lo que pasaba mientras tú te convertías en el amor de mi vida. Eres lo mejor que me pasó pero a la misma vez mi peor error.

Fue tan extraño encontrarte en mi vida y dejarte entrar en ella sin preocuparme en saber quien eras de verdad, sin preocuparme lo que pasaría a estar en tu vida y meterme contigo. En un principio cuando te conocí supe que quería estar a tu lado a pesar de todo porque me habías enganchado de una manera en la que ni siquiera yo pude darme cuenta y la cual jamás podría explicar. Te conocí y ya no puedo hacer nada porque el pasado se perdió en el tiempo y todas esas cosas que pasamos juntos se esfumaron el paso de los días.

1

Este escrito es para ti, el amor de mi vida y la persona que me demostró que la vida no es como la esperaos y que nunca obtendremos lo que deseas. Este escrito es para decirte lo agradecida que estoy contigo por enseñarme a vivir de la manera correcta y abrir los ojos para poder ver que la vida no es color de rosa y que la vida nos golpeara utilizando las mejores cosas de nuestra vida, utilizando algunas de las personas que más amas y con las que más confías.

Me enseñaste el papel que tome en tu vida y me enseñaste que una persona puede mentirte de la manera más baja. Me enseñaste que las personas no somos perfectas y que podemos cometer errores y que dentro de estas personas existen dos tipos las que cometen errores sin querer y las que cometen los errores sin que les importe nada y pueden seguir cometiéndolos sin que les imponte si llegan a herir a alguien más.

Antes de conocerte no sabía que era tan sensible y tan débil cerca de las personas a las que amo. No sabía que era tan vulnerable para que una persona pudiera lastimarme sin que pudiera meter un poco las manos  cubrirme para no recibir tantas heridas. Gracias por estar a mi lado y hacerme entender que no siempre necesitas compañía para no dejar la soledad porque incluso a lado de alguien puedes sentir la soledad. Gracias por estar a mi lado y pintarme un cuento de hadas para después hacerme despertar para y darme una cachetada para darme cuenta que el mundo perfecto no existe y que los cuentos de hadas son eso, solo cuentos, cuentos inventados por alguna persona que quizá construía sus propias historias dentro de un mundo que solo él conocía, y eso fue lo que provocaste en mí, pudiste hacer que contruyera un mundo lleno de amor y perfección dentro de mi cabeza y corazón.



     Compartir         Compartir