En un principio yo era quien sentía que no podría vivir si te fueras de mi lado. Pasaba noches enteras en velas pensando en todos esos factores que hacían que te fueras dejando poco a poco de mí; yo lo notaba, notaba como con el tiempo yo te sentí cada vez más lejos de mí, distanciado y comenzaba mi temor a crecer dentro de mí pensando que no sabía que hacer si un día tú te alejarás de mí. Comenzaba a notar como tu interés por mí disminuía y como dejabas de hacer cosas para sorprenderme y demostrarme el gran amor que sentías y decías sentir por mí. No sabía como explicármelo, como explicárselo a mi corazón para que entendiera que quizá un día te alejarías y jamás volverías; con cada una de las explicaciones mi corazón se cuarteaba, yo sentía com 0 yo misma me lastimaba y formaba heridas que no cambiarían ni sanarían por un buen tiempo. Sabía en la situación en la que me encontraba y vía como mi mundo y mi vida a la cual en algún momento considere feliz a tu lado se desmoronaba y se llenaba de ala obscuridad que tanto temía.

Paso el tiempo, y con ese mismo tiempo cómic´a entender y acostumbrarme a lo que estaba pasando. me enfríe, comencé a tomar una actitud más fría contigo, ya no sentía lo mismo cuando estabas a mi lado y comenzabas a notarlo. Comenzabas  darte cuenta que al igual que tú algo en dentro de mí comenzaba a cambiar. Con el tiempo el temor se esfumo y el dolor disminuyo porque comenzaba a comprender que si llegarás a irte de mi vida sería porque realmente no pertenecías a ella. El dolor era menor y de hecho, en algunas ocasiones ya no lo sentía, podías mostrarte lejano y frío pero a mí ya no me dolía. Me di cuenta que lo que un día sentí por ti ya no era lo mismo, y no hice nada para evitarlo, porque m gustaba esa sensación, esa fuerza que necesitaba cuando comenzabas a alejarte de mí.

No sé que fue lo que te hizo cambiar de opinión, pero comenzaste a ser de nuevo más cercano a mí, comenzabas a mostrar nuevamente interés y te preocupabas por mí y mi vida como en un principio, pero lamentablemente yo ya nos sentía lo mismo por ti y comenzó a dejarme de importar que era lo que sentías o pensabas de mí. Lo único que quería era comenzar una nueva vid y lo hice, y tú comenzaste a notarlo.

Un día llegaste siendo el mismo de antes, pidiendo explicaciones de lo que estaba pasando en se momento conmigo, pidiéndome explicaciones dl por qué me estaba alejando de ti, del porque me mostraba tan fría y distante a ti. De un día para otro comenzaste de nuevo a luchar por lo que un día hubo entre los dos, pero yo ya no estaba dispuesta, yo me había alejado porque realmente era lo que necesitaba; porque ahora soy yo quien no quiere volver.



     Compartir         Compartir