Ya no tengo en la mente la tonta idea de ser la chica ideal para alguien más, no hago nada para satisfacer a los demás, aún no soy una persona egoísta y la verdad es que mentiría si no digo que eso es lo que estoy buscando, eso es justamente lo que quiero poder pertenecer a ese grupo de personas que ven sólo por ellos mismos porque así es como evitan el dolor de hacer que su vida gire en torno a los demás. Yo no tengo ni la más mínima intención de escucharte a ti o a alguien más antes de tomar una decisión porque he tenido que aprender a las malas que todo es complicado, que nada de lo que uno quiere es como se espera, he tenido que dejar que me rompan el corazón para que me quede bien clara la lección.

Maldigo la estupidez humana que nos obliga a aprender por nuestra propia cuenta, que nos impide aprender a través del error de alguien más, contamos con la capacidad de juzgar y saber a la perfección donde esta el problema de alguien ajeno a nosotros pero en el momento de vivirlo en carne propia nos volvemos seres inexpertos con la única capacidad aparente de tener que hacer las cosas para poder aprender de ellas. He ofrecido mi corazón al destino para por fin darme cuenta que no eras la mejor de las opciones, ya lo había escuchado antes pero ¿Qué tanto puedes considerar la opinión de alguien? malcriandocuervos-mujer-empoderada

Ya no vivo de las misma manera de siempre, ahora es por fin cuando te das cuenta, ya no vivo a expensas de los deseos de los demás, tengo mi propia idea de lo que quiero, tengo mi dignidad que cuido como lo más preciado pues ni el enamoramiento más descabellado podrá corromper el caparazón que he tenido la necesidad de crear gracias a tu forma de agradecer lo que se te dio. Tú nunca tendrás pretexto, nunca tendrás la opción de cambiar, nunca podrás hacer algo distinto con tu vida, la única manera de que eso suceda es que dejes de creerte el ser más importante de la Tierra y sabemos muy bien que eso no sucederá. magia2.jpg_296026913

Ahora sí, tienes tu oportunidad, querías acción pues por fin la tendrás, ataca con todo lo que quieras, atácame de la forma que quieras y date cuenta de lo que ahora soy capaz de hacer, por fin te toca aprender la lección, esa que nos enseña que no somos los mejores, que no somos superiores y por fin yo disfrutaré de poder verte de esa manera, podré cobrarte las cuentas que dejamos pendientes.



     Compartir         Compartir