He pasado mucho tiempo sin ti, pase tantas noches extrañándote y otras tantas acostumbrándome a tu ausencia, quemando uno a uno todos los momentos que vivimos para poder olvidarte.

Así fueron mis noches desde que te marchaste, y ahora después de tanto tiempo, reapareces como en un espejismo, pero eres tú, eres real, vuelves a mi vida como si nada, esperando encontrar tu espacio intacto en mi casa, tu fotografía en el buro y tu libro favorito junto a la cama.

Dime, ¿por qué regresas así? Decides volver porque confías en que es posible recomenzar nuestra historia. ¿Cómo puedes pretender que después de tu larga ausencia me siga aferrando a tu presencia?ahora que me siento fuerte, ahora que ya no te necesito, justo ahora  cuando he vuelto a sonreír.

El tiempo ha hecho su trabajo, me ha hecho comprender que hay sentimientos que no son correspondidos, que mi amor no podría detenerte, porque no era suficiente para ti,  obligue a mi mente y a mi alma a renunciar a todo para dejarte ir.

Ya es tarde

No fue fácil aceptar el hecho de perderte, tuve que soltar los lazos que me ataban a ti, los recuerdos, los anhelos, que en realidad nunca fueron nuestros, porque fueron solo míos; Te deje partirsin reprocharte nada, esperando que en tu búsqueda encontraras lo que te hacía falta. Me enseñaron que de eso se trataba  el amor, y yo te amaba.

Pero hoy estas aquí, frente a mí. Sé que estas sorprendido, no me reconoces, sin duda no soy la misma de antes. Tus palabras ya no me saben a nada y tu perdón me parece tan vacío, dices que el tiempo te hizo comprender lo que perdías, a la mujer que tenías, dices que estabas confundido, que te equivocaste.

Con tus  palabras nerviosas,  puedes notar  que mi cuerpo ya no reacciona a tu presencia, que tu sonrisa ya no me inmuta, ni tu mirada me derrite como lo hacía antes. Es curioso, yo  que pensaba que al marcharte  te perdía, y sin embargo termine encontrándome.

Perdona que te lo diga, no pretendo sonar pretenciosa, pero que cierto es el dicho  que dice “Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”desafortunadamente tú lo comprendiste a destiempo, tardaste demasiado en volver, y  mientras tú lo entendías, yo me enamoraba de alguien más

Seré sincera, ya es tarde para un perdón, pero te perdono, porque ya no siento rencor, pero tampoco amor.

Escrito por: Laura He.



     Compartir         Compartir