Las mujeres hemos crecido con una norma cultural bastante machista que dice que tenemos que ser inferiores a los hombres para gustarles. Y si no somos inferiores, pues entonces deberíamos actuar como si lo fuéramos. De otro modo, ellos no se fijarán en nosotras. Nos dicen que hay que ser menos inteligentes, menos hábiles, menos fuertes, menos autosuficientes, menos independientes, menos empoderadas… menos que ellos, a fin de cuentas.

A los hombres les encanta jugar a ser guerreros que rescatan a sus princesitas en apuros. Son protectores por naturaleza. No es de sorprender, por ello, que a las mujeres fuertes, valientes, empoderadas y que se valen por sí mismas se les dificulte encontrar pareja.

Y es que, admitámoslo, en ocasiones una mujer es mucho paquete para un hombre. El tipo de hombres a los que me refiero no soportan que la mujer sea muy fuerte, muy bonita, muy trabajadora, muy autónoma, no soportan que gane más dinero que ellos, que tenga un mejor puesto en la oficina, que sea una triunfadora… en fin, no soportan que sea una mujer hecha y derecha.

¿Y por qué los hombres no soportan que una mujer sea así? Porque los hace sentir inseguros, como si fueran pocos hombres. Y esto se vuelve un problema enorme en la pareja, porque entonces comenzarán a hacerla sentir a ella que es poca mujer, a sobajarla, a humillarla, esto con el fin de sentir que son superiores a ella. Cuando esto te pase a ti, mujer, debes tener en cuenta algo muy importante: no es tu culpa.

Muchas mujeres, cuando pasa esto en su relación de pareja, se culpan y suelen decir: “es que si yo no fuera tan inteligente”, “es que si no ganara más que él”, “es que si dejara de trabajar y permitiera que él me mantuviera”, etc. No, entiéndelo, no es tu culpa. Tú no necesitas ser menos. Necesitas a un hombre que esté a tu altura.

Autor intelectual: Daniela Salinas



     Compartir         Compartir