No quiero que me hagas reír, no quiero que vengas y me invites a salir y que pretendamos que nada ha pasado, porque después cuando llegue a mi cuarto y me encuentre sola me encontraré igual que estaba antes de salir contigo, no quiero ser hipócrita con mis sentimientos, creo que los sentimientos son importantes y hay que honrarlos y darles el lugar que se merecen incluso si son sentimientos malos, porque también de ellos se aprende, porque no te puedes levantar más fuerte si no has sido tú la que se ha levantado.

Sé que piensas que me haces un bien tomando esa actitud despreocupada y fingiendo que nada me pasa, tratándome como si estuviera bien, pero sabes muy bien que no es así, aprecio de verdad tus intenciones de ayudarme, pero no creo que sea la manera en que me puedes ayudar en este momento, aunque te parezca que estoy mal necesito vivir esto, necesito experimentar todo lo que tengo frente a mí y aquello que aún me falta, así soy de honesta conmigo misma y me gusta ser así.

No quiero que me malinterpretes, tampoco es que quiera estar sola todo el tiempo, me viene bien la compañía, pero no necesito que me saques de donde estoy, quiero si es que puedes, que me acompañes en este momento, que me escuches todo aquello que tengo que decir, todas esas ideas locas que de pronto se enredan en mi cabeza, todos esos sentimientos que a veces me provocan un nudo en el corazón, quiero alguien que sea capaz de comprender lo que me esta pasando, que tenga la valentía de estar conmigo en este momento en que estoy mal, porque no es el primero ni el último momento amargo que voy a vivir, pero si eres capaz de lidiar con esta parte de mi sabré que vale la pena que conozcas el lado dulce que también tengo.

Dicen que en los momentos de dificultad es donde se conocen a los verdaderos amigos, la verdadera familia y aquellos que te aman de verdad, porque estar con alguien alegre cualquiera lo hace, pero cuando esta persona pierde su brillo por una dificultad se da cuenta que muchos se alejan, yo no quiero a alguien que me levante del suelo, quiero a alguien que se acueste a mi lado hasta que me pueda levantar, así que si puedes acompañarme en mi obscuridad, una vez que termine de lidiar con esto te mostrare la luz que hay en mi.

Autor: Sunky

 

 



     Compartir         Compartir