Pienso en cuáles sería las palabras adecuadas para decir adiós y me doy cuenta que no las tengo, porque sencillamente dentro de mis planes nunca contemplé la posibilidad de un final. Cuando te miraba a los ojos me daba cuenta de lo distinto que eras a lo que yo soñaba, pero me perdía cada vez más en tu mirada. “Pero qué me pasa”, me dije un par de veces, cuando miraba tus labios y comprendía que encantaban.

Así fue, sin saber cómo, sin entender porqué, sin darme cuenta cuándo… me enamoré. Te vía tan real, tan sincero, tan humano… con tus miedos latentes, con tus inseguridades, con tus errores, con tus defectos, con tus culpas, con todo aquello me enamoré. Comprendí que no necesitaba años para amarte, me perdí una y otra vez en nuestras conversaciones nocturnas, en nuestros saludos mañaneros, en nuestros paseos. Me perdí en nuestras conversaciones, en nuestros sueños, en nuestros planes… ME PERDÍ en ti y me encantaba estar perdida.

Fue una historia de amor de esas que inspiran, por lo menos a mí me inspiró… me inspiró a sonreír, a creer, a confiar, a perdonar, a reír, a dejar atrás los miedos, las dudas, los reproches, el cinismo, el sarcasmo. Me inspiró a ser feliz… y lo fui, fui muy feliz a tu lado; por eso me cuesta comprender que todo ha terminado. El final llegó sin previo aviso, solo con una lágrima y un adiós. No esperaba que las cosas terminaran así, de hecho no esperaba que las cosas terminaran, pero todo tiene un final y según intentaste explicarme este es el nuestro.

1477928_735966063088308_559801900_n

A veces dudo, dudo que lo hayas sentido haya sido real, dudo que me hayas querido de verdad; porque me cuesta pensar que un amor como el que vi en tu mirada, como el que con actos me demostraste se haya desvanecido… es que un amor así no se acaba… y por eso dudo. Trato de convencerme que lo vivido solo fue un espejismo, que fue tu juguete favorito, para no alimentar mis esperanzas de que pronto te des cuenta y regreses arrepentido… y por eso dudo. Me obligo a pensar que en pocos días me has dejado en el olvido, para que al recordarte en lugar de amor sienta el vacío.



     Compartir         Compartir