A veces he preferido callarlo, por miedo tal vez, pero he decidido no  guardarlo más, que importa lo que venga después, total, a veces es necesario dar el primer paso, correr el riesgo.

No daré más vueltas al asunto, lo diré “Me gustas”

dama

Lo he dicho, me gustas, pero no me gustas de una forma típica, no me gustas para solo pasar el rato, me gustas para pasar inolvidables momentos, me gustas no solo para compartir las sabanas, sino, para compartir los sueños, para disfrutar de una puesta de sol y provocarnos sonrisas infinitas.

Me gustas para que me acompañes a buscar figuras en las nubes, a contar estrellas, para caminar a tu lado tranquilamente, aunque la ciudad viva de prisa.

Me gustar para intercambiar miradas, palabras, pensamientos, me gustas porque me inspiras, porque justo ahora me tienes escribiendo sobre  ti.

  

Me gustas tanto que creo que estoy dispuesta a contarte mis historias, esas de las que escribo, pero que  jamás publico, me gustas para leerte poesía, para ser mucho más que compañía en días de alegría, me gustas también para permanecer contigo en  tus momentos  malos, me gustas para brindarte mi abrigo, darte calor con mis abrazos, a ti que odias el frio; me gustas también  para la primavera,  para el verano y para  el otoño y sus hojas secas.

Creo que no puedo expresarlo de otro modo, me gustas tanto que me he atrevido a decirlo, contarte de mí, de mis locuras, de mis martirios, de mis vacíos, dramas y conflictos.

ref

Me gustas incluso, más de lo que digo, como nunca antes, sin prejuicios.

Me gustas como para quererte, para enamorarme, para besarte un día, y otro día y  todos los días.

Me gustas para compartir las lágrimas y las risas, me gustas para tanto,  como para querer que me gustes solo tú hasta el último de mis días

Así me gustas.

 



     Compartir         Compartir