Hay personas que solo llegan a tu vida para quitarte otras, que te las manda Dios, la vida o el cosmos pero así es. Personas que sin saberlo y sin buscarlo te ayudan cuando más mal estas en tu vida.

Llegaste en el momento más preciso, no sé cómo, pero llegaste a aumentar ese gran ego que me caracteriza pero que empezaba a perder. Tú, que días antes de conocerte le dije a mis amigas que creía jamás saldría contigo. Tú, que tienes el valor de llagar a la casa de una chica a la que no conoces y lograste impactarla diciendo “No fumes” – no mentiré, en un principio me molesté pues es algo que me enojaba de sobremanera que hiciera mi ex novio, aquél que me había destruido tanto-  hasta que respondiste “porque te voy a besar”… y lo hiciste, supe que esa era la manera que yo quería para quitarme las ganas de fumar.

Tal vez si no hubieras hecho eso jamás hubiera caído. Tú, que en vez de alejarte de mi por mi villanía con otras personas a veces hasta me motivabas a hacerlas y lo disfrutamos juntos. Se que conoces un poco mi historia y yo empiezo a conocer la tuya. En tan poco tiempo de conocernos has descubierto muchas cosas de mi y generado mucha incertidumbre sobre ti. Yo no se si en algún momento tú pienses en tener una relación con alguien o si simplemente no creas en eso, que es lo que te gusta hacer pensar. También estoy convencida  que consideras que yo aun no cierro ciclos anteriores pero te equivocas, ya lo hice y súbete el ego al saber que me ayudaste mucho a poder hacerlo.

El tercer día que te vi despertó otra parte de mi que me hizo convencerme de que si no eres con el que algún día pueda estar por completo si eres alguien muy similar al que quiero en mi vida. Desconozco el destino, naturalmente no se si seguirás en mi vida por siempre o solo un lapso pero sí te digo ¡Gracias! Porque involuntariamente me quitaste mil vendas de los ojos. Este tiempo que llevo de conocerte ha sido de lo más divertido en mi vida, me siento libre y feliz, me hiciste notar sin querer y tal vez sin que haya sido tu plan lo mal que estuve al soportar tantas cosas en una relación que no sabía que era tan tóxica hasta que me salí de ahí. Te hablé desde el primer día como si te hubiera conocido por años, una química tan orgánica que hace dudar. Yo no frecuento charlar con desconocidos, lo detesto en realidad pero contigo todo fue muy natural.

A la vez por alguna extraña razón me haces sentir protegida cuando estoy contigo porque nos consentimos de diferentes maneras. Disfruto cada momento contigo por cómo eres: estas demente y me haces reír mucho, me dices cosas muy padres y puedo hacer cosas contigo por todos los gustos que compartimos. Te quiero y creo que te quiero mucho pero si he de confesar tengo miedo a que algún día te llegue a querer de más pues tienes casi todo para que lo haga. Jamás sientas que te veo como un reemplazo o una tontería de esas, que aunque no te importa puede que en algún momento lo consideres.

tumblr_mmjxd767vq1qfudpho1_r1_1280

La maldad que hay en ti en sumamente seductora y atractiva, esa maldad que haría dudar a cualquiera que tienes un corazón, ese corazón que aflora cuando ves a un cachorro o a un bebé. Eres negro con espacios blancos, como la noche en la ciudad con un cielo contaminado: aunque haya estrellas casi no las puedes ver pero cuando llegas a ver una la disfrutas y sonríes. No se cual es el fin de nuestra historia pero siempre te recordaré como aquél que llegó a exponerme todo lo que necesitaba, todo lo que quiero.

Por: Yannine Poblette Barragán



     Compartir         Compartir