Es extraño como se puede seguir amando en medio del dolor y de las heridas que se han hecho en el corazón. Me he preguntado miles de veces el por qué sigo pensando en ti, el por qué sigo extrañando te con todas mis fuerzas, si ya hace tanto tiempo que no sé nada de ti. He tratado de parar mis pensamientos, detener el tiempo y verme a mi misma para entender la situación en la que me encuentro, en esa situación que no ha dejado nada bueno en mí, que solo ha permitido que las heridas sigan sangrando y evita que sanen por fin.

Durante el tiempo que estuvimos juntos, vivimos situaciones dolorosas y difíciles que aún recuerdo, y al recordarlas confirmo que volvería a pasar por todo eso mil veces por ti. No quiero dejarte ir, no quiero dejar ir todos esos momentos que vivimos juntos, no importa que hayan sido momentos malos porque esos mismos momentos me hacen sentir cerca de ti. No solo extraño tus labios, tus brazos y tu sonrisa, también extraño las peleas, los celos, todo era hermoso junto a ti.

No importa que todo esto suene un tanto loco y extraño, pero aunque jamás haya salido un ‘perdona me’ de tus labios hacía mí, yo te perdono, te he perdonado desde siempre y lo seguiré haciendo. No hay rencor ni odio hacía ti porque te sigo amando con la misma intensidad, aún estas dentro de mí. No te lo he dicho, no he confesado este amor desde el último día que te vi, el día en que te fuiste de mi. Ese es el único momento que no me gusta traer a mi mente, es el único recuerdo que logra hacer mis sentimientos desfallecer.

Al rededor solo observo personas que terminan con un amor y son capaces de dejar entrar uno nuevo, tal vez sea por aquel dicho ‘un clavo saca otro clavo’. Confesaré que pensé en ejecutarlo, pero sinceramente no necesito otro clavo porque mi corazón ha decidido adoptarte a ti como su dueño. No puedo comprender como es tan fácil para ellos el cambiar de amores, cambiar de brazos como si fueran solo repuestos. Mi conclusión es que esas personas no han encontrando ni han sentido el verdadero amor, ese amor que te deja huella en la piel y que es difícil borrar. Tú dejaste esa huella en mí.

No puedo asegurarlo, pero aún espero la llegada de esa persona que logre dejar una huella aún más grande y que con su amor pueda borrar la que tu has dejado. Quisiera saber si yo he logrado dejar alguna marca en ti, saber si tuve la capacidad de dejar alguna parte de mí en ti y que en estos momentos tu sientas lo mismo que siento yo ahora.

He tratado de alejarme de ti de muchas maneras, pero al final siempre vuelvo al mismo lugar dónde tu estás. Siento que estoy como en un laberinto sin salida y que todos los caminos me llevan a ti.



     Compartir         Compartir