Cierto es que la frase original es… “Detrás de un gran hombre…” esa frase siempre se usa cuando se ve a la pareja feliz, cuando hombro con hombro van terminando con las adversidades, van hallándoles el bonito modo a los problemas, para encontrarles solución JUNTOS… ambos… como pareja.

Y es por lo que yo digo… porque la mujer debe estar atrás, lejos de sonar feminista defensora a capa y espada del género, en realidad esta frase me resulta seriamente sexista ya no machista, ¿Por qué atrás? ¿Va persiguiéndolo, a caso esta rogando atención, o recogiendo las migas del dominante macho alfa?

couples

La cosa es sencilla, siempre se ha dicho que con la vara con la que midas serás medido, de ser un buen hombre, seguro tendrás contigo a una gran mujer con la que compartir cada triunfo y saborear más rico cada fracaso.

Si es de definir, que es para mí una gran mujer, podría decir, sin temor a equivocarme, que una mujer que es digna de dicho calificativo, posee la capacidad de amarse incondicionalmente, de respetarse, de saber de que está hecha y lo que puede llegar a ser, con o sin ayuda de un hombre, no es individualista se sabe caminar de la mano de un hombre, pero de igual manera no se siente incompleta si no lo hay, y sobre todo, sabe lo que quiere y no teme ir por ello.

Del otro lado, un gran hombre para mí, es aquel “macho caballeroso” que no delimita su hombría en tratar con autoridad a la mujer, es alguien que se respeta a sí mismo y al sexo femenino de igual forma, sabe escuchar y sabe perfectamente el valor de sí mismo y no acepta la manipulación, es respetuoso y ante todo, sabe tratar como le gusta que  lo traten.

Ves, no encuentro mucha diferencia entre una y otro, la cosa es saber vivir en armonía, la clave es en saberse enamorados, maduros y dejar las niñerías para los niños, si se es maduro para aceptar una relación, debe serlo también para afrontar responsablemente las dulces y a veces dolorosas consecuencias.

Un gran hombre, uno de verdad, es aquel que no le da miedo ni temor manifestar sus sentimientos, aquel que sabe perfectamente el sabor de la mentira y prefiere el dolor de la verdad, un verdadero hombre es aquel que admira la fortaleza, la belleza y la capacidad femenina tanto como a propia.

El ser un gran hombre implica el no temer a caminar y ser apoyado por una delicada señorita, esa que si abre bien los ojos, y elige así, sincero, sin tapujos, se dará cuenta que ha sido la mejor elección de su vida y crecerán sin ponerse un límite, pues no se ponen barreras, juntos construyen cada peldaño de la escalera que los llevara juntos a la felicidad.

walking

Lo cierto es que no se quien vaya detrás de qué, pero la felicidad va en par, cuando caminan de lado, hombro con hombro, puedes mirar la sonrisa que se genera de manera espontanea por compartir la vida con el ser adecuado.

Yo prefiero decir, que la vida se comparte mejor cuando una gran mujer, camina de lado y agarrada del brazo de un gran y verdadero hombre.



     Compartir         Compartir