Sabía que algo día terminaría con este dolor, sabía que un día llegaría el momento en el comenzará a extrañar tus manos, tus labios, tu sonrisa, tu aroma, tu belleza, todo de ti. Ahora que no te tengo puedo notar la falta que me haces, puedo ahora entender lo mucho que significaba que estuvieras a mi lado. No podía darme cuenta lo mucho que me querías y permanecías a mi lado a pesar de cualquier cosa, a pesar de cualquier situación. Estaba solamente disfrutando de la comodidad que se sentía estar a tu lado, lo bien que se sentía tener a una mujer como tú, una mujer que me daba todo lo que necesitaba, que me completaba de todas las maneras posibles.

Nunca pude darte lo que tu me ofreciste y con gusto me entregabas, no fui capaz de entregarte lo mejor de mí para que este día jamas llegará, no pude darme cuenta a tiempo y sé que estas son mis consecuencias de no valorarte como tú lo merecías.

Ahora estoy aquí dentro de mi habitación recordando y anhelando estar a tu lado de nuevo. Mi mente me atormenta con cada una de las imágenes que solo hacen que el dolor crezca. Me hace valorarte aún más y aborrecer el día en el que llegues a encontrar a otro hombre y le entregues todo lo que yo no pude valorar, que le entregues ese amor puro que solo tú puedes dar, que le entregues tus besos, tus caricias, tu tiempo, tu ternura y muchas cosas más, lo odio, odio a ese hombre que tendrá la oportunidad de hacerte suya y que yo no pueda hacer nada, me odio, me odio por desperdiciar todo ese tiempo que estuviste a mi lado, todo ese tiempo que me entregaste y que yo no hice otra cosa más que menospreciarlo, sacarle provecho y nada más.

Quisiera tener la oportunidad de volverte a enamorar y si lo llegará a lograr quisiera dar todo lo que esté en mis manos para poder darte la felicidad que te mereces y colocarte no solo con el papel de la mujer que está a mi lado, sino con el papel de mi reina, una reina que sería la más bella de todas. Quisiera poder entregarte y regresarte todo lo que tu ya me entregaste y poder darte aún mucho más.

Entiendo tu partida, entiendo tu dolor, tu angustia, tu odio tal vez. Entiendo lo mucho que deseas estar lejos de mí de incluso no saber nada sobre mí y mi existencia, es por eso que mi corazón siente tu partida aún más, porque sé que aunque tengas la oportunidad no volverás, no volverás a estar conmigo ni siquiera volverás a entregar otra vez tu confianza, tu amor, tu cariño, tus cuidados, todo, todo lo perdí. Aunque sepa todas estás cosas quiero luchar por ti, tratar de comenzar a hacer las cosas bien, tener otra oportunidad y trabajar en ella entregando ahora todo de mí, estando ahí para ti cada vez que me necesites, seguir aprendiendo de ti y amarte cada día más.



     Compartir         Compartir