Veo pasar a miles de personas al día, en mi vida puedo hacer una lista de todas las personas que han estado en ella, pero en ninguna de ellas he podido encontrar esa luz que me enamore y me haga sentir lo que solo el amor puede hacer. Aún sigo en la búsqueda que no ha sido nada fácil, aún sigo esperando a esa persona que pueda llenar ese vacío que existe dentro de mí, no he podido encontrar a una persona que tenga la forma perfecta para embonar dentro del corazón y completar por fin el rompecabezas.

Quiero que llegue esa persona que sea capaz de mostrarme lo que es el amor verdadero, que me muestre lo que es capaz de entregar por una persona. No solo quiero encontrar a la persona que me entregue lo que es y me haga sentir amada, sino que también yo quiero entregar este amor oculto, escondido que llevo dentro y que nadie ha podido sacar, entregar todos esos abrazos almacenados, esos besos que nunca han sido dados. Quiero llegar a encontrar esa persona a la que pueda entregar lo que soy, entregar lo que por mucho tiempo he almacenado dentro de mí y que ahora quiere salir.

Aún estoy a la espera porque no quiero tomar una decisión equivocada, porque quiero ser cuidadosa, quiero observar y escoger bien a la persona que recibirá todo de mí, una persona que sepa valorar lo que solo a él entregaré, una persona que no solo este compuesta por palabras sin sentido, una persona que sepa tomar enserio al amor y que no trate de jugar con él, una persona que llegue amarme de la misma manera en la que yo también lo haría, una persona que no tenga miedo al compromiso, a los problemas y a lo sea que vayamos a pasar. No será fácil encontrarla, lo sé. Sé que ahora el amor solo es una palabra sobrepuesta, solo es una palabra que describe lo artificial, es una palabra que se extingue con el tiempo y como mejor convenga. El amor ya no se define por un sentimiento, sino que se define como una emoción espontánea que sólo dura un tiempo determinado, ya no es una palabra que tatuada en el corazón, su eternidad ya no es posible, ya muere. El amor ahora ya no es valioso, ya no se pelea, solo es una palabra más que se utiliza para expresar una atracción, un deseo. Ahora es difícil encontrar a una persona que aún este dispuesta de tatuarse en el alma la palabra ‘amor’ para que no sea solo una placa que se coloca en el cuello cuando sé siente esa emoción en el corazón y que será remplazada por otra y otra hasta encontrar a la persona que haga sentir la necesidad de llevarla como marca en el corazón. El amor ahora ya es intercambiable, ya se busca una recompensa para entregarlo, se busca la comodidad y no a la persona.

No perderé la fe y seguiré atenta a la llegada de una posibilidad, de una excepción.



     Compartir         Compartir