Ojala ese día no hubiera retado al destino, ojala ese día no hubiera pasado, el destino lo quiso así, te vi abrazada de él, de ese chico al que me juraste hace años no veías pero tal parece nunca olvidaste, tu primer amor, el mismo destino es cruel, y la vida juega varias partidas en esta yo perdí.

Ese día, habíamos planeado ir al cine, como costumbre tenía el marcarte cuando estuviera cerca de tu casa, quizá por manía o quizá para saber si iba a tener que esperar, no sé, pero esa vez no fue la excepción, te llamé, pero lo que si fue extraño, es que de una manera poco común en ti, contestaste el teléfono y sin decir gran cosa, me pediste muy nerviosa, que por favor no llegara aún que esperara un par de horas más, pero como te noté muy rara y estaba ya muy cerca de tu casa, pues decidí ir y esperar afuera, quizá necesitabas mi ayuda y no lo quisiste decir.

boy

En fin, fue de esas decisiones que hubiera matado (en el momento) por no haber tomado, me atormentó el “¿por qué no te hice caso?, pero tiempo después, esa escena fue la que me abrió los ojos, la que me hizo ver que lo nuestro fue una farsa, que eres master en eso de engañar. Lo que querías ocultar es que estabas en los brazos de ese al que llamaste “tu primer amor”.

En ese momento, me quedé paralizado, no sabía si separarlos, si romperle la cara a ese que te abrazaba, pero no, lo que hice fue regresar por donde vine, todo el camino a casa solo tenía en mi mente tu imagen en los brazos de él, cuando llegue a casa, solo me hundí en la fría soledad de mi cuarto. Llamaste muchas veces, tantas como para poder recordarlas, dejaste infinidad de mensajes de voz mismos que ni siquiera oí.

Me dedique a evitarte, pues seamos sinceros, no tenías nada nuevo por contarme, cada mensaje lo borraba te bloqueé de todas las redes sociales, tu recuerdo me dolía, en verdad me fallaste. Pero caray, vamos en la misma escuela, no pude repelerte de los pasillos de la uni. Un día sin más, te me pusiste en frente, no te esperaba, no te vi llegar, la sangre se me bajo a los pies, y al parecer se llevó todo mi enojo y frustración que sentía por ti porque solo quería abrasarte, pero no lo hice.

Con la cabeza agachada, me diste a entender que ya sabías el porqué de mi comportamiento, no esperaba una disculpa créeme, por algo te evitaba, una disculpa era lo menos que esperaba de ti, pero lo que me dijiste en realidad me cayó como balde de agua fría, tus palabras taladraron mi interior y le echaron más limón a la herida, simplemente levantaste la cara, y con los ojos llenos de lágrimas me dijiste, “ lo siento, tal parece que él sigue siento parte de mi”…Después te esto te fuiste sin voltear, definitivamente me dejaste helado.

boys

Muchas veces he escuchado que según, el primer amor nunca se olvida, pero yo difiero, creo que es cuestión de actitud, sin nunca olvidas jamás podrás entablar una nueva y sincera relación con alguien má, y tal paree que tú nunca lo quisiste olvidar a él, pues a la menor provocación caíste en sus brazos y me mandaste a volar. No sé qué pasó entre ustedes, y la verdad ni quiero saber, pero, solo recuerda que las segundas partes nunca son buenas, que las personas no cambian, pero te deseo lo mejor.

No fuiste mi primer amor, pero si te quise mucho, no había querido así a nadie, pero créeme que si se puede, ya te olvidé, ahora solo eres un recuerdo bien guardado en l aparte más bonita de mi corazón.



     Compartir         Compartir