Sabiendo esto, tres veteranos de la CIA y un periodista escribieron el libro Spy the lie, en donde se dan algunas pistas sobre cómo detectar la mentira en alguien que nos está hablando mediante la interpretación de algunas conductas y el uso de determinadas frases que son comunes en la gente cuando está mintiendo.

He aquí algunos puntos importantes que resaltan en el libro. Las pistas más importantes para detectar una mentira se dan en los primeros cinco segundos en que una persona está hablando. Por tanto, abre bien los ojos.

  1. Cuando una persona es de verdad inocente, usualmente negará el hecho en cuestión en un lenguajeclaro y franco al momento de la interrogación.
  2. Philip Houston, uno de los autores, recuerda que uno de sus empleadas en la CIA le informó que 40 dólares habían desaparecido de su cartera y que sólo había otro empleado que había estado con ella en el mismo ambiente cuando ella la perdió de vista. Houston sabía que si el sospechoso no había tomado el dinero, simplemente diría de inmediato “no lo tomé y no sé quién lo hizo”. En vez de ello, el sospechoso trató de llevar a Houston a la zona de estacionamiento para que vea su auto, el cual tenía la maletera llena de biblias. “Cada semana las llevo donde se necesite en nombre de mi iglesia” dijo el sospechoso. Esta es una de las pistas más importantes que da el libro: cuando el acusado quiere convencer al acusador, el mentiroso responde con una frase de confianza que lo coloca bajo una luz favorable. Resultó que el hombre con las biblias en la maletera sí había tomado los 40 dólares y eventualmente lo confesó.
  3. Otro ejemplo del mismo tema: en el 2004, el vicepresidente de EE. UU., Dick Chenney, tuvo un intercambio de palabras con  el senador Patrick Leahy en el local del senado en la que lo mandó a la porra con la típica frase “fuck you”. Como no estaban en sesión, no fue grabado, pero hubieron varios testigos.  Un periodista de Fox News entrevistó luego a Chenney y le preguntó si había usado “la palabra que empieza con F” a lo que Chenney respondió con una frase real que no respondió la pregunta: “Ése no es el tipo de lenguaje que generalmente uso”. Luego que el periodista lo presionó, Chenney admitió la malacrianza.
  4. Más signos de mentiras: repetir la pregunta para ganar tiempo, atacar a la persona que pregunta o acusa, tratar de engatusar al acusador con cumplidos, invocar la religión (“te juro por Dios que no tomé los 40 dólares”), usar calificativos como “usualmente”, “totalmente” o “básicamente”, memoria selectiva (“no que yo recuerde”) y mostrar emociones extrañas al responder preguntas, como sonreír al negar haber cometido un crimen serio como un homicidio.
  5. Los acusados que mienten pueden actuar también como si no entendieran una pregunta sencilla. En 1997, cuando Bill Clinton compareció por el caso Lewinsky, se le preguntó: “El Consejo está plenamente consciente que la señorita Lewinsky llenó una declaración jurada, que está en su poder (del Consejo), que dice que no hay relaciones sexuales de ningún tipo, manera o forma con el presidente Clinton”. Cuando se le preguntó si aquello era falso, Clinton replicó “Depende de cuál sea el significado de ‘haber’. Si significa que no ha habido nunca, es una cosa. Si significa que no hay ninguna, es una afirmación totalmente cierta”. Atrapado por la afirmación, Clinton había tratado de minimizar sus posibilidades de respuesta para  poder responder confiablemente.
  6. Los autores dicen que evitar el contacto visual, que a menudo es relacionado con evasión, no es un indicio no verbal de mentira, dado que varios de nosotros solemos hacerlo durante las conversaciones.
  7. Pistas no verbales: taparse la boca o los ojos, carraspear (“¡ejem!”) para aclarar la voz, pasar saliva, morderse o lamerse los labios, y lo que los autores llaman “movimiento de punto de anclaje”, cambiar de el peso y la posición de todo el cuerpo para reducir la ansiedad, como estar inquieto en una silla. En una silla con ruedas, este movimiento es más obvio.
  8. Más pistas no verbales: gestos de arreglo personal, como cepillarse el cabello, ajustarse la corbata o arreglarse los gemelos de la camisa, cosas que pueden señalar ansiedad.
  9. Una última pista: sudar profusamente. Si el sujeto saca un pañuelo o simplemente se enjuga la frente con la palma de la mano, puede ser señal de engaño.


     Compartir         Compartir