“Por eso sigues soltera” se ha convertido en algo así como mi eslogan.

No es poco común que mis amigos me hagan la vida imposible porque sigo estando soltera. Tengo 28 años y terminé mi última relación hace 5. Mi hermana me envía textos preguntándome cuándo la haré tía. Mis colegas se burlan de mí por ser demasiado exigente. Según su lógica, al ser muy exigente comienzas a enviar las señales equivocadas hacia tus pares.

Bueno, aquí hay 9 ocasiones en las que la gente típicamente me dice “por eso es que sigues soltera”, y no tengo ningún problema con ello:

1. No le tengo miedo a la amistad entre hombre y mujer

Recientemente me he hallado en esta posición con mucha frecuencia y por lo mismo, siempre me quedo estacada ahí.

2. Me dará igual ser una completa ridículo cuando estoy contigo

Simplemente, así soy yo. Me siento completamente cómoda haciéndome la chistosita cuando estoy con más gente, incluyendo chicos atractivos.

3. Puedo notar cuando no estás interesado, pero no cuando sí lo estás

Mi mirada escéptica, aunque acertada, sobre los hombres cuando se trata de su interés en mí me ha evitado muchos rechazos. Sin embargo, mi escasa habilidad para poder leer a los hombres cuando sí están interesados, me ha llevado, finalmente, a perder muchas oportunidades. En general, me siento bien jugando sobre seguro por el momento. La seguridad para poder perseguir a alguien sin temor al rechazo requiere de crecimiento personal.

4. Soy una completa romántica

No digo que mi próxima cita deba ser con esa persona, pero los romances de una noche no son mi estilo y no puedo justificar una cita con un chico simplemente porque sí. Espero que mi relación crezca con cualquier chico que sea digno de mi tiempo.

2

5. Tengo antecedentes

El último chico al que amé me rompió el corazón, y como consecuencia, me dejó traumada. Si te estás preguntando por qué estoy okey con esto, es porque me ha hecho ser humilde y me recuerda que debo ser cauta con mis sentimientos. Después de sufrir un desamor se tienen dos opciones: dejar que te arruine la vida, o aprender de él y aprender construir mejores relaciones. Me siento agradecida de no ser la misma persona que era cuando me rompieron el corazón.

6. Tengo altos estándares para mi misma

No necesitas ser perfecto, pero debes ser perfecto para mí.

7. Analizo demasiado las cosas

En lugar de ser más arrojada, usualmente pienso demasiado las cosas. Y también, casi siempre entiendo y estoy de acuerdo con cualquiera que sea el resultado. Pero, en general, no tengo problemas asumiendo mi personalidad analítica. Me da un mejor entendimiento de todo, y con el tiempo, estoy segura de que podré usar ese conocimiento en mis relaciones.

8. No creo en los sustitutos

Sé quién me gusta y si bien puede que no me guste alguien para siempre, no voy a perseguir a otra persona mientras mis sentimientos por ella no desaparezcan. No tengo la mentalidad de decir “oh, como no puedo salir con ese primer chico, este otro está bien”. En el fondo, mis amigos saben quién soy y lo respetan a pesar de hacerme la vida imposible por ser como soy. ¿Se podría decir que mis amigos son horribles personas? Desde un punto de vista externo, seguro. Pero yo sé que ellos quieren lo mejor para mí, y molestarse y burlarse es solo parte de la diversión.

 

 

Por Nicole Lavanchy



     Compartir         Compartir