Hay un punto en la vida de cada persona en donde se debe separar de distinta gente: su ex, un amigo, y cualquiera entre medio. Cuando recién se conoce a esta persona, el comienzo es dulce, pero una vez que se llegan a conocer, y están cómodos el uno con el otro, de repente te das cuenta de que la relación ya no trae ningún valor a tu vida, y que incluso puede llegar a ser perjudicial para ti.

A veces, mantenemos a personas cerca, sólo basados por la cantidad de tiempo desde que los conocemos. El tiempo puede acercar a las personas, pero si sientes que no hay nada substancial que pueda mantenerlos conectados, el tiempo no es un motivo suficiente para mantener una relación que simplemente no vale la pena.

Nos contentamos con las personas una vez que nos ponemos cómodos con ellas, pero mantener el contacto con alguien sólo por hacerlo, o porque no conocemos nada más, no es una razón lo suficientemente buena.

El miedo es otra de las cosas que no nos permite avanzar. Hay miedo de estar solos y no poder encontrar a nadie más; miedo de que alguien use nuestros secretos más profundos para chantajearnos; miedo del odio o la tensión que la separación que podría causar; miedo del arrepentimiento que podría venir cuando alguien se va.

A veces, hay cosas que quedan mejor como recuerdos. Puedes intentar cambiar las cosas para que vuelvan a ser como antes, o tratar de hacer que las cosas sean como quieres, pero nunca serás realmente feliz con ellas, porque no será lo mismo.

Más que nada, ahora habrá una presión y expectativa excesiva en el aire para recrear lo que alguna vez tuvieron. En lugar de eso, guarda y disfruta de las memorias que la relación te trajo, pero supérala. Sé agradecido por todo lo que la relación te trajo, o lo que te enseñó.

Más allá de esto, las amistades y las relaciones amorosas—a pesar de que sí tienen sus puntos bajos y sí es necesario esforzarse en ellas—debiesen resultar más naturales.

Si una persona no está trayendo algo significativo a tu vida, no te está tratando como te gustaría, o simplemente no es la persona que quieres que sea, es una clara señal de que necesitan distancia.

A pesar de que podría ser egoísta de tu parte el no aceptar a una persona por cómo es, sería injusto para ti el tener que soportar una relación que no te está haciendo una mejor persona.

Ahora que hemos tratado el hecho de por qué puedes seguir manteniendo estas relaciones, dejemos claras las razones de por qué necesitas dejarlas ir:

1. Déjala ir por que las cosas ya no son lo mismo.

120

Las personas simplemente se alejan, lo cual es perfectamente normal, se dan cuenta de que buscan cosas distintas, ya no comparten los mismos intereses, ya no se entienden, y ya no tienen una conexión.

A veces es sólo cosa de aceptar que a veces dejar ir toma tiempo, en lugar de tratar de agarrarse de un recuerdo que no volverá, que se perdió hace mucho tiempo, o que quizás, nunca realmente estuvo.

Es difícil mantener vivas todas las relaciones, pero recuerda que estás destinado a conoces a nuevas personas en el viaje de la vida, quienes te traerán felicidad, tristeza, dolor o dicha.


2. Déjala ir por que la confianza y la lealtad ya no están.

28

Si sabes en tu corazón que ya no puedes confiar en esta persona, o que ella o él ya no son leales, entonces debes preguntarte porqué esta persona sigue en tu vida. La confianza y la lealtad son la base para cualquier amistad o relación amorosa.

Si no están presentes, esto producirá paranoia, frustración, tensión y rabia, y definitivamente se puede vivir sin todas estas cosas.

Encuentra a alguien con el que puedas compartir tus secretos más profundos y oscuros, y que estés seguro de que cuando te alejes, sus labios permanecerán completamente sellados. Encuentra a alguien cuya fidelidad sea incuestionable porqué sus acciones, más que sus promesas vacías, te traen paz.


3. Déjala ir porqué no tienes claro cuál es el estado de las cosas.

36

Comprometerse en una relación o una amistad indefinida es confuso, por que no sabes que es lo que significas para el otro, si significas algo en lo absoluto. Si la persona no puede hacerte sentir como que vales, reflexiona sobre porqué estás dejando que alguien te trate de esa manera.

Quédate en compañía de alguien quién esté orgulloso de tenerte en su vida, y que te lo hará saber a ti y al resto del mundo. Quédate en la compañía de alguien que no jugará con tu corazón y tu mente solo por qué sabe que no irás a ninguna parte.


4. Déjala ir si la amistad o la relación te están haciendo daño.

46

Si la amistad o relación te está haciendo infeliz, o miserable, es tiempo de decirle adiós a la otra persona. No debemos permitirnos sentirnos atrapados y acostumbrarnos a que nos traten mucho peor de lo que merecemos.

Si alguien te está haciendo sentir mal, compitiendo contigo, no poniendo atención a lo que dices, no preocupándose por ti, abusando de ti, avergonzándote en frente de otros, haciéndote cuestionarte a ti mismo, humillándote, o sencillamente no preocupándose de ti, quita esa negatividad de tu vida lo antes posible. Respétate lo suficiente como para alejarte de ellos.


5. Déjala ir si nunca pueden ponerse de acuerdo.

55

Es difícil que una relación funcione si nunca aceptan los puntos de vista del otro. Si en lo único que pueden ponerse de acuerdo es que no pueden ponerse de acuerdo, quizás es tiempo de alejarse.

En muchas amistades y relaciones amorosas, las personas se acercan por probabilidades azarosas, a pesar de sus diferencias, o falta de similitudes. Por lo tanto, podría funcionar, pero si te parece que es una fuente significativa de la mayoría de sus disputas y tensiones, sal de ahí ya mismo.


6. Déjala ir si eres el único luchando para que funcione.

65

Si la relación te hace sentir como si tú fueras el único que se está esforzando, invirtiendo tiempo y amor, reflexiona si en realidad merece tu tiempo.  Si alguien realmente te ama, se preocupa por ti, o realmente te quiere o te necesita, esa persona nunca dejará que inviertas un esfuerzo desproporcionado.

Encuentra a alguien que te haga sentir digno, que vales. Encuentra a alguien que peleará por tenerte en su vida. Encuentra a alguien que sepa lo afortunado que es de haberte encontrado.

Encuentra a alguien que reconozca todo lo que has hecho, y todo lo que harás. No pierdas tu tiempo en menos que eso.


7. Déjala ir si no te incentiva, o no cree en ti.

75

Si crees que tu relación no te está entregando apoyo, reflexiona en lo que la persona te está dando. Mereces a alguien que estará ahí para apoyarte y motivarte a lo largo de tu viaje, y cree en ti incluso más de lo que tú mismo lo haces.


8. Déjala si la relación no te está dando lo que buscas, y lo que necesitas.

86

Pregúntate si es que puedes vivir sin esa relación, o si es que es algo que definitivamente quieres, y mereces. A veces, existe esta idea de que ‘somos demasiado exigentes con lo que queremos de otros en la vida, pero por otra parte, ¿por qué conformarnos con algo menos que la felicidad?

No dejes que nadie te haga sentir necesitado por querer a alguien que te ame, se preocupe por ti y te apoye, alguien quién te escuche y te de consejos profundos, alguien quién quiere las mismas cosas, alguien en quién puedes confiar y será leal, algo quién confíe plenamente en ti y en tus capacidades. Tan solo alguien que te haga sentir como alguien.

Fuente: accionpreferente



     Compartir         Compartir