Si hablamos de encontrar a la pareja perfecta, el mundo se divide entre escépticos y creyentes. Los primeros dicen que es imposible encontrarla, en primer lugar, porque la perfección es un ideal imposible de alcanzar, mientras que los segundos afirman que tu pareja no tiene que ser perfecta en términos absolutos, sino perfecta para ti, ante tus ojos. Independientemente de si existe o no la pareja perfecta, creo que lo importante es encontrar a esa persona que marca tu vida para siempre de una manera imborrable, sin importar cuánto haya durado la relación (unos días, meses, muchísimos años). De cualquier forma, tú y sólo tú sabrás cuando llegue esa persona que has estado buscando por tanto tiempo, y si ya estás con alguien y quieres saber si es la indicada, entonces pon atención a estas 7 señales de que has encontrado a la mujer de tu vida:

  1. Nunca te cansarías de pasar tiempo con ella

Ya sea casándose, viajando por el mundo o incluso estando tranquilamente el uno para el otro, estar con ella te hace sentir completo, porque sabes que te hace bien y jamás te aburrirías de tener algo tan bueno a tu lado. La valoras tal como es, como ella te acepta a ti.

  1. Sientes que con ella puedes ser tal como eres

No te juzga, no intenta dominarte, tampoco está constantemente ejerciendo control sobre ti… Ella sabe que estás a su lado, sabe que eres un adulto y que entiendes perfectamente cuáles son las decisiones que tomas, más importante aún, ella confía en lo que haces con tu vida. Para ella es importante que tengas tu espacio, porque lo importante es cómo aprovechas el que comparten juntos.

  1. Ni siquiera recuerdas en qué momento caíste por ella

De un momento a otro se encontraron con una conexión que nunca antes habías sentido, era inevitable sentirla y completamente ridículo ignorarla. De alguna forma, esta mujer te hizo sentir como ninguna otra y no tienes cómo explicarlo, porque simplemente ella es. Ella es la indicada.

  1. Te entrega todo su amor voluntariamente

Jamás tuviste que exigirle que te amara, ella lo hizo porque desde un principio así decidió hacerlo. Te lo demuestra, te hace sentir especial y te ayuda a comprender lo valioso que es el amor de una mujer cuando ella te lo entrega voluntariamente. Ella no es tuya, pero decide entregarte su amor todos los días.

  1. Los secretos no son algo relevante entre ustedes

Cada uno tiene sus secretos que no le han contado a nadie, también tienen esos que han decidido compartir porque la confianza entre ustedes se los permitió, pero sus secretos no la definen. Pueden compartir muchas cosas, otras prefieren guardarlas, pero la confianza es lo que les permite saber que no es lo más importante en su relación. Todo lo que tienes que saber, ella te lo cuenta.

  1. Nunca deja de sorprenderte con su personalidad

Cualquier tema de conversación, todas sus locuras y cada una de sus palabras te hace seguir descubriendo un poco más de su mundo interior, acerca de lo fuerte que es y lo mucho que sabe, porque siempre puede enseñarte algo nuevo, ya sea para sorprenderte o para hacerte pensar. Ella es genial, simplemente no puedes negarlo.

  1. Te imaginas una vida entera con ella

Cuando miras hacia el futuro puedes fácilmente verla a ella a tu lado, tanto en las victorias que puedes visualizar como en las derrotas que te toquen vivir, sientes seguridad de que efectivamente puedes construir una vida junto a ella. Sin embargo, sabes que lo más importante es la vida que construyes con ella ahora mismo, cada una de las cosas que en el presente haces con ella a tu lado es lo que hace de su futuro un lugar al que siempre vas a querer avanzar. Esa es la mujer de tu vida.

A final de cuentas, confía en tus sentidos, en el dictado de tu corazón y en el poder de tu razón para saber si la mujer con la que estás es la mujer de tu vida. Recuerda que ella no va a venir a tocar a tu puerta y decirte: “¡hola, soy la chica de tus sueños!, ¿me dejas entrar?” No, tienes que descubrirlo por tu cuenta. Pero tranquilo, lo sabrás en su momento, y si ya la tienes a tu lado, ¡felicidades!, no la dejes ir por nada del mundo, porque mujeres así no se encuentran debajo de las piedras.

Autor intelectual: Felipe Hernández



     Compartir         Compartir