Muchas veces nos entregamos tanto en una relación de pareja, que nos olvidamos de lo que nos importa y quiénes somos.

1. Mantén tu autoestima

Existen de todo tipo de relaciones amorosas, que tendrán sus características según la personalidad de quienes están en ellas. Hay algunas en las que ambos se potencian y mejoran mutuamente. En cambio, hay otras circunstancias en las que solo se crea inseguridad, y te vas olvidando de quién eres por estar con tu pareja.

Esto no es saludable, ni para ti, para la persona con la que compartes la relación. No debes dejarte estar en ningún sentido por tratar de agradarle a tu novio. Ni cambiar quién eres forzosamente. Esto va desde tu apariencia, a con quienes te relacionas y, la señal más clara que solo tú conocerás, es cómo te percibes a ti misma. Debes estar alerta en todo momento, examínate si tienes dudas y plantea qué cosas cambiar si es que estás viviendo una mal rato.


2. No pierdas tu independencia

Una relación es la mejor manera de poder entregarse al otro, dejar el egoísmo y aprender a compartir tu vida e integrarte a la del otro. Es una experiencia bella y de mucho crecimiento, pero esto no quiere decir que no puedas mantener independencia. Son dos personas que deciden juntarse, pero seres individuales con diversos gustos, actividades y contextos. Puede ser difícil definir una línea divisoria entre qué es aceptable y qué acciones están dejándote sin espacio propio, pero es otro punto al que debes estar atenta, para no perder lo que es más importante de ambos: su identidad.

2

3. Debes mantener tu opinión propia

Está claro que siempre estarás nutriéndote de quienes te rodean y esto influye y construye tus posturas en diversos temas. Pero no significa que debes cambiar todo lo que crees porque a una persona se le antoja. Todas tus opiniones forman a la persona que eres, y si dejas que pasen por sobre eso, perderás quién eres.

4. Tus ambiciones y metas

Sí, estar en pareja generará nuevos propósitos y logros que querrás alcanzar. Pero para que ambos puedan crecer, deben apoyarse mutuamente y eso implica respetar y alentar las ambiciones personales de cada uno, en especial en lo que implica desarrollo académico, laboral, y así… Sino, luego alguno de ustedes se sentirá frustrado, pasado a llevar y no estarán felices en conjunto. Y si terminan, te lamentarás por todo ese tiempo que ves ahora como perdido. Debes compatibilizar ambas cosas, lo que se irá dando de manera totalmente natural.

3

5. No dejes de lado a quienes son importantes para ti

Tu vida como existía antes de tu novio no tiene porqué cambiar radicalmente, en especial en cuanto alámbito social. Sí, todos podemos disfrutar muchísimo de estar con nuestra pareja, pero es importante que no olvides a quienes te rodean y son personas recurrentes en tus días. Debes mantener los lazos, quizás no se trata solo de tiempo y juntarse físicamente, pero no dejes a tus amigos y familia de lado, puedes llamarlos o hablarles por diversas vías. Integra a tu novio con ellos, busca un equilibrio que no elimine todo lo que eres, pues eso solo te hará daño.


6. Nunca olvides respetarte a ti misma

Primeramente, este es un elemento que deberías tener antes de comenzar una relación. Sea quien seas, cómo te veas, o de dónde vengas: ¡eres valiosa! Respétate y ámate a ti misma. No se trata de que tengas todos tus complejos resueltos, sino de estar cómoda con quien eres. Y que no dejes que otra persona, ni siquiera tu novio, te quite eso. No estamos hablando de soberbia, sino de lo básico que uno debe tener por sí mismo. Y si estás en una situación que te hacen sentir menospreciada y no valorada, aléjate.

4

7. Siempre debes ser tú misma

Tiene un poco de todos los anteriores: ¡no puedes callar lo que realmente eres! Tú importas por quién eres, el conjunto de tus características y lo que has vivido, te hacen la mujer que eres hoy día. Quizás tienes un humor particular, o hábitos de comida que resultan peculiares para algunas personas, o te gusta un tipo de cine muy extraño que pocos conocen. Todas estas son características que, si las posees, el chico con el que estás sabía antes de estar contigo, o que debe aceptar. Tal como tú aceptarás sus detalles al ir conociéndolo.

Sean cosas pequeñas o grandes, no te dejes suprimir y cambiar por lo que otro dirá o si a tu novio no le gusta. A menos de que sea un mal hábito que contamina la relación, no tienes porqué cambiar cosas de tu personalidad y estilo de vida que te hagan la hermosa persona que eres. Nunca olvides eso y ¡disfruta tu relación!

Imágenes de We Heart It.



     Compartir         Compartir