La obesidad se desarrolla por los diferentes hábitos que tenemos.

La obesidad es uno de los males de la modernidad. No es sólo un problema “estético”, tiene graves repercusiones para tu salud, incluso para tu entorno, si das mal ejemplo a tus hijos. Existen algunos consejos para evitar la obesidad que puedes aplicarlos en tu vida diaria.

La obesidad es un problema de salud pública, ya que tanto niños como adultos padecen este problema que crece cada día más, pero, ¿cómo se puede prevenir su desarrollo?

De acuerdo con diversas investigaciones, la obesidad se desarrolla por los diferentes hábitos que tenemos, ya sea la falta de ejercicio, comer en exceso por las noches o simplemente recurrir a la comida chatarra más de una vez a la semana.

Si no quieres correr riesgos y deseas mantener una figura delgada, es momento de que pongas en práctica los siguientes consejos para evitar la obesidad y disfrutes de una mejor calidad de vida.

1. Reducir tiempo de exposición a la TV y celulares. De acuerdo con especialistas del Standford hospital & Clinics destacan que para prevenir la obesidad se debe reducir el tiempo frente a la televisión y computadora a menos de dos horas al día.

Incluso, un estudio de la Universidad de Northwestern detalla que la exposición a la luz de celulares y laptops fomenta la obesidad, porque antes o después de la cena fomenta el apetito y altera el metabolismo.

2. Evitar el contacto con el DDT. Un estudio del Center for Reproductive Biology en Washington State University destaca que las personas que están expuestas a los químicos de los pesticidas y que tienen predisposición genética a la obesidad son más susceptibles a subir de peso.

 

3. Reduce tu exposición a la contaminación. Un estudio de la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia detalla que la exposición prenatal a altos niveles de contaminación ambiental hace que los niños sean propensos a ser obesos a partir de los siete años.

4. Duerme bien. Es importante que por lo menos duermas ocho horas seguidas, ya que la falta de sueño genera ansiedad y te hace comer de más, así como elegir alimentos poco saludables, de acuerdo con una investigación publicada en la revista Nature.

5. Usa menos antibióticos. Investigadores de la Universidad de Nueva York aseguran que el uso de antibióticos a temprana edad fomenta la obesidad entre los niños.

6. Incluye probióticos en tu alimentación. El objetivo es cuidar tu flora microbiana, ya que cuando los intestinos de las personas carecen de diversidad microbiana, éstas tienen mayor riesgo a subir de peso.

7. Come ensaladas caseras. Aquellas que se venden en tiendas de comida rápida contienen hasta mil 200 calorías y pueden incrementar si les agregas aderezos.

También puedes complementar estos hábitos con la ingesta diaria de dos litros de agua, realizar una actividad física que te permita mover todas tus articulaciones, así como recurrir a terapias alternativas para eliminar el estrés, como masajes, meditación o yoga.

Fuente: Salud 180



     Compartir         Compartir