Tener hijos, no es una decisión que deba tomarse a la ligera, es na gran responsabilidad que implica que tu vida nunca más será igual, pues de ahora en adelante, un pequeño ser dependerá de ti para todo; puedes olvidarte de las noches de amigas y fiesta sin ninguna preocupación, de las tardes de spa y las compras en donde lo único importante es elegir el tono adecuado para ti.

Sin embargo, hay un manera mucho más sencilla de disfrutar de la compañía de estos pequeños seres, si, siendo la tía consentidora, esa que los llena de dulces y los adora, quitando el lado incomodo de la responsabilidad, es como tener todo sin mayor complicación.

tia

Tú, tienes el poder de decir que si a todo y ganarte fácilmente su corazón.

 

He aquí 6 ventajas que te harán amar ser la tía consentidora.

 

1.- Puedes ser ridícula sin ningún complejo, ellos amaran que los hagas reír, tu amaras ver sus caritas felices y harás de todo para coseguirlo.

 

  1. En los momentos de llanto, puedes simplemente alejarte

Tienes la gran ventaja de poder huir a tiempo, disfrutar de los momentos buenos, las gracias, las curiosidades y las ocurrencias, pero afortunadamente puedes sin culpa , huir de los berrinches.

5

  1. Al finalizar el día, regresarán a casa y tú a la tuya.

Por supuesto que los niños son maravillosos, simplemente increíbles, pero lo cierto es que llega el punto en que necesitas dedicarle tiempo a tus proyectos.

Los niños requieren atención de tiempo completo, pero por surte, esa responsabilidad la llevan sus padres, así que tu disfrutas de su compañía y te despides para volver a tu vida habitual

 

  1. Siempre serás la tía consentida

La ventaja de ser la tía, es que a ti no te corresponde castigar, tú tienes la dicha de ser quien los consiente e incluso los defiende, por eso obtendrás fácilmente su confianza y su cariño.

  1. harán de ti una perdona mejor

Ser tía, deja muchísimas enseñanzas que has de aplicar cuando sea tu turno de ser madre. Gracias a ellos, entenderás la gran responsabilidad que implica el cuidado y educación de un pequeño ser que dependerá de ti. Sin duda te preparará para afrontar con mucho más conciencia esta responsabilidad.

tia 2

  1. Tienes la dicha de recibir el cariño sincero e incondicional que los niños saben dar.

Serás su amiga, su compañera de juegos, su consejera, su confidente, prácticamente su segunda madre, tendrás la dicha de disfrutar de su compañía y de toda la esperanza y afecto sincero que un niño sabe dar.

 

Sin duda, ser tía es una gran bendición, aprendes a quererlos como si fueran tuyos y te hacen sentir siempre acompañada. Tú encontrarás la manera de verlos siempre sonreír.

Escrito por:    Señorita Libélula.

 

 



     Compartir         Compartir