La  mayoría de nosotros hemos pasado por una ruptura amorosa, seguramente tú también has experimentado la sensación de tener el corazón roto, pero creo que para poder superar es necesario reconocer que cada caída en el camino nos hace una mejor persona, una persona más fuerte.

corazon roto

Hay que enfocarnos en aprender de los errores para no volver a cometerlos, entender que cuando se pierde también se gana y que además siempre, siempre,  viene algo mejor.

Así, que si lo piensas detenidamente, tendrás mucho que agradecerle a quien te rompió el corazón.

 

Por ejemplo:

  1. Aprendes que la vida no para

Cuando una relación termina, cuando alguien a quien amas te falla o se va de tu vida, sientes que la vida se acaba, que sin él o ella, ya no hay nada, pero con el paso del tiempo descubres que las heridas sanan, que nadie muere de amor, y poco a poco comienzas a tomar nuevamente las riendas de tu vida.

  1. Descubres que eres fuerte

Cuando te rompen el corazón, te hundes por un tiempo  en la tristeza y en la depresión, pero llega el punto en que descubres que eres capaz de salir adelante, que tu amor propio te motiva a superar, olvidar y continuar.

  1. A veces confundes al amor de tu vida.

Triste es darte cuenta que quien creías que era el amor de tu vida, en realidad no lo era, cuando pasa el tiempo y sanas, descubres que a veces idealizamos equivocadamente a las personas, que a veces nos confundimos; pero al paso del tiempo descubrimos que el amor verdadero esta por llegar.

  1. Aprendes a definir que es lo que quieres en una relación y que no puedes tolerar

roto

Cuando te has equivocado, aprendes a reconocer lo que te beneficia y también lo que te molesta, aprendes a poner tus limites a definir lo que realmente quieres y a alejarte de quien te hiere.

  1.  Aprendes a no guardar rencores.

Aprendes a superar las penas, y a agradecer por los buenos momentos, aprendes a perdonar para poder seguir.

En conclusión, debes agradecer por haber podido amar porque amar es igual a vivir

 



     Compartir         Compartir