La vida de un emprendedor está llena de contratiempos. Tenemos una gran idea (bueno, al menos pensamos que era un gran idea), pero simplemente ésta no toma vuelo. Cometemos un error y perdemos un cliente. Se nos acaba el dinero. Un valioso empleado se va. Así es simplemente como funciona cuando escoges esta vida.

Después de un tiempo, incluso el optimista más ferviente puede quedar sin ánimo. Así que, después de un golpe devastador (o dos, o cinco) ¿cómo puedes reagruparte y avanzar con la fe y confianza que te volvió en emprendedor en primer lugar?

1. Recuerda que los contratiempos son parte del proceso.

110

Quienquiera que intente construir grandes cosas enfrentará desafíos. Sin luchas no hay recompensa. Sin contratiempos no hay triunfo. Sin fracasos y derrotas en el camino no hay victoria y un sentimiento de logro. Si miras a tus luchas de esta manera, te das cuenta que son de hecho un regalo.

2. Convierte tu derrota en una oportunidad de aprendizaje y mantén la calma.

challenges

En vez de enfocarte en tu derrota y permitir que te aplaste, aprende y vuélvete más fuerte gracias a ella. Cada contratiempo es una oportunidad de aprendizaje, y si no pierdes la calma puedes prosperar por su causa. La lista de Forbes de las personas más ricas del planeta está llena de individuos que volvieron sus derrotas en oportunidades de aprendizaje y sus fracasos en éxito.


3. Piensa “locamente” sobre el futuro.

31

Todos los emprendedores están un poco locos (al menos de acuerdo a las personas que nos rodean). Eso está bien. De hecho, está mejor que bien, es tu ticket de entrada al éxito. Si no estás lo suficientemente loco para declarar lo que quieres alcanzar y recibir, entonces no estás lo suficientemente loco para tener éxito.

No dejes que los contratiempos achiquen tus sueños a “normal”. Continúa soñando tan grande y atrevido (y loco) como siempre mientras te levantaa una vez más y con confianza avanzas hacia el futuro.


 4. Deja de escucharte. Empieza a hablarte.

man-thinking

¿Conoces ese ciclo de negatividad que suena en tu mente? ¿El que dice “no puedo,” “no va a funcionar” o “tengo miedo”? No lo escuches. Si nos enfocamos en nuestras preocupaciones, miedos y dudas, construimos una prisión de negatividad. Es a través de los pensamientos positivos que creamos una obra de arte.

Incluí un “compromiso de positividad” en mi libro, The Carpenter, precisamente porque soy un ávido creyente de hablar conmigo mismo. Sé que suena un poco falso. Pero solo si te alimentas de las palabras de ánimo que necesitas para seguir adelante, ya sea que hables en voz alta, “digas” las palabras silenciosamente o las escribas, puedes ignorar la negatividad que muchas veces tiende a ser nuestro estado normal.


5. Todo lo que hagas desde ahora, hazlo con amor.

image

Steve Jobs lo dijo primero: “La única forma de hacer un trabajo genial es amar lo que haces.” Estoy de acuerdo. El amor es lo que te hace un artesano en un mundo de carpinteros.

Ya sea que estés guiando a tu compañía en una nueva dirección o empezando un proyecto completamente nuevo, empieza con amor. Olvida la mentalidad “termina rápido”, ese es el miedo hablando. Toma tu tiempo y haz las cosas bien. Presta atención a los detalles. Demuestra a los clientes y empleados que te importa.

Como escribí en mi libro: “Si construyes tu vida y empresa con miedo, no vale la pena que la construyas. Al final, mirarás atrás y te darás cuenta de que no disfrutaste nada. Nunca será como podría haber sido y seguramente te agotarás antes de terminar. E incluso si terminas, todo lo que se ha construido con miedo eventualmente se caerá a pedazos.”

El amor disuelve el miedo; te da energía. Atrae a las personas indicadas: empleados, socios, clientes y consumidores.

Trabaja con amor y encontrarás que sí tienes lo que se necesita para salir adelante. Cada minuto de tu vieja estará lleno de intención y aventura. Así es como sabes que tienes un negocio exitoso, y una vida exitosa.



     Compartir         Compartir