Aprendí más del amor estando con alguien al que nunca amé…

hug

Todo mundo estaba seguro que era yo de esas chicas afortunadas que a su corta edad, encuentra el amor de su vida, pues mi relación era perfecta, todo estaba acoplado con algo, cada pieza de mi encajaba perfecto con alguna de las piezas de él.

Fue a los 19 años cuando decidimos mudarnos juntos, y a los 25 me di cuenta que no lo amaba, ni él a mí, 6 años de buena pero vacía vida me enseñaron más de el amor que si hubiera tenido mi relación de cuento de hadas. Pues aprendí lo que no es amar.

Fueron cosas muy concretas, sencillas pero que a veces se nos olvidan, quiero compartir que en esa relación aprendí que…

  1. Lo de la mariposas en el estomago se dice por algo… no es un mito adolescente.

dancelove

Yo nunca pude sentirlas en mi interior, por lo que pensé eran solo un mito de amor infantil, cada beso, cada caricia, cada baile pegaditos era solo uno más, no sentía esa chispa que doblara mis rodillas. Esas mariposas tienen algo que decirte, su ausencia te dice mucho más, si estás con alguien y ellas no están para hacerte sentir calambritos en tu interior, pon atención, quizá algo no va bien.

  1. El sexo no debería ser por obligación pues se convierte en algo absurdo y aburrido.

La cama es la verdadera cara de la relación, en donde se hace lo que o se puede mostrar en público, es en donde el amor toma la cara de la pasión, pero, cuando solo se hace por no dejar que la noche circule sola, por mucho deseo y amor que tengas a la pareja, por obligación el sexo no sabe rico. En mi caso, nunca hubo jugueteo, nunca hubo romance, estábamos lejos de vivir una historia de película romántica de Hollywood. Cuando el sexo sea un acto mecánico, como realizar una tarea escolar, eso es u n grito desesperado que en esa cama se duerme sin amor.

bed

  1. El sexto sentido no miente, confía más en él.

Cuando le dije “te amo”, no lo sentí real, sentí como si algo faltara, lo sentí vacío, forzado, pero pensé que así era en el amor, que con el tiempo crecería y fortalecería el sentimiento y lo volverá a decir llena de entusiasmo enamorado, pero por dentro, algo me decía que no era amor, mi interior supo primero que nadie que lo que vivía con él, no e hice caso, tuvo que pasar un lustro de mi vida para darme cuenta que con él  no sería con quien la compartiría. Escúchate, tú te conoces mejor que nadie, tu corazón siempre tiene la respuesta. Eso fue al decir que lo amaba, lo mismo pasa cuando me pidió matrimonio, debería ser ese el día más feliz de cualquier chica, pero el mío, no, mi sexto sentido me decía que no lo hiciera, la respuesta fue no, dude mucho para decir que sí, es esa otra prueba de que no estás entregando tu corazón a la persona correcta. Cuando de verdad amas, el “sí acepto” sale en automático, sin pensar. Y yo lo dudé…

  1. Sabrás sin errar que estas enamorada cuando lo estés.

El amor no debe ser forzado, condicionado, no debe costar trabajo, cuando en realidad sientas amor dentro, decir “te amo” será como desear los buenos días, será natural, y siempre con esa ilusión de verlo de no dejarlo aunque vivan juntos, si dudas, si no hay mariposas, NO ES AMOR, ¡no estás enamorada!

  1. Está bien decir que no y esperar al amor.

Mucho tiempo pensé que debería compartir mi vida con alguien para ser feliz, pero no, no es así, el amor llega cuando menos te lo esperas, pero si dices que si demasiado pronto y sin estar segura, en definitiva te perderás la oportunidad de que las mariposas de tu estomago te den la señal.

alone

 

A los 19 creí que era amor, pero ahora sé que no escuche a mi interior, no supe darme el tiempo de descubrir cómo se siente estar enamorada, nunca es tarde, ahora esperaré paciente a que las mariposas que nunca fallan, me avisen que el amor llegó.



     Compartir         Compartir