Parte 1
Parte 2
grito221. Bájale dos rayitas a tu intensidad.- Sobre todo cuando estás atascado. Ese es justo el mejor momento para darte un respiro. Cuando tienes toda la presión encima y no tienes tiempo. Distanciarse de las cosas pone todo en otra perspectiva y puede ser justo lo que necesites. Más aún, cuando estás haciendo algo tedioso y repetitivo.

22. Deja de menospreciar los pequeños momentos.- Disfruta los detalles. Un día te vas a dar cuenta que esos detalles eran lo que en realidad contaban. Los mejores momentos casi siempre son pequeños: una sonrisa, un abrazo, un amanecer. ¡Disfruta!

23. Deja de intentar de que todo sea perfecto.- No sean obsesivos. La verdad de las cosas es que el mundo no recompensa a aquellos que hacen que todo esté perfecto, sino a aquellos que hacen que las cosas sucedan. Así de simple.

24. Eviten el camino fácil.- Lo que vale la pena cuesta trabajo. Siempre. ¿Quieren hacer que su vida valga la pena?

25. No actúes como si todo estuviera bien cuando no lo está.- Hacerse los fuertes es lo más fácil pero nos perjudica. Está bien si cryinglo que realmente queremos hacer es echarnos al piso a llorar. Se vale. No hay que abusar, pero sí se vale. Mientras más pronto lo saquemos de nuestro sistema, más pronto podemos estar en paz de nuevo.

26. Deja de culpar a otros por tus problemas.- Las personas podemos perseverar en lo que sea siempre y cuando nos hagamos responsables de nuestras acciones y de nuestra vida en general. Culpar a otros es darles el poder de decisión sobre esa parte de tu vida.

27. No seas complaciente con todos.- Es imposible. Además nunca termina cayendo bien esa persona que siempre quiere caerle bien a todos a como de lugar. No pueden cambiarle la vida a todos, pero hacerlo con una sola persona no tiene precio. Es mejor enfocarse.

28. Deja de preocuparte tanto.- Las preocupaciones no le quitan lo difícil a los problemas presentes. Lo que hacen es secar la gozadera. “No te preocupes y mejor ocúpate”. La mejor manera de darte cuenta si vale la pena preocuparte tanto por algo es preguntándote si es algo que seguirá importando dentro de un año… o tres… o cinco. Si la respuesta es “no”, entonces no hay porqué preocuparse tanto.

29. No te enfoques en aquello que NO quieres que suceda.- Muy sencillo: enfócate en lo que SÍ quieres que suceda. Pensar de manera positiva es siempre el preámbulo de una historia de éxito. Si te despiertas pensando que algo bueno sucederá ese día, y pones mucha atención, la mayoría de las veces podrás ver que es cierto.

30. No seas malagradecido.- No importa cuán fácil o difícil la tengas, debes agradecer cada día que caminas sobre este planeta. Alguien, en algún otro lugar, está pasándosela fatal. Mucho más que tú. Así que, piensa en esos que son menos afortunados que tú y agradece lo que tienes.

Parte 1
Parte 2



     Compartir         Compartir