Cuando una está enamorada, algo en el mundo cambia, definitivamente. El sol brilla más que antes, al igual que la luna por las noches, las canciones te llegan más hondo y esa persona especial se vuelve el centro indiscutible de tu vida. Pero una vez que pasa la emoción del enamoramiento, las cosas pueden no funcionar del todo, porque a fin de cuentas estar enamorado es crear un ideal y hacerse una ilusión, pero de ilusiones no viven las relaciones, hace falta mucho más. Por eso es que yo decidí un buen día ya no ilusionarme tan fácilmente, es decir, ya no caer rendida ante los brazos del primer hombre que me prometiera el cielo y las estrellas. Llevo aproximadamente seis años soltera y en este tiempo he besado muchos sapos y debo decir que ninguno de ellos se ha convertido en un príncipe. El amor no es como lo pintan en los cuentos de hadas. Por eso, ahora te quiero compartir algunas cosas que aprendí en estos 6 años de soltería:

  1. No dejes jamás de ser quien eres

Si en verdad queremos crear una relación basada en confianza y respeto, uno de los pasos a dar es ser fiel a ti para que en el momento en que sientas dudar del amor de tu pareja sepas al final qué es lo mejor, para que no te alejes de tus amigos y familia, para que no abandones tus hobbies y sobre todo para que esa persona no te cambie.

  1. Volví a renacer

He pasado por momentos duros en mi vida y por ello, he querido compartir con otros mis experiencias y espero que les funcione. Hay ciertos momentos en nuestras vidas en donde debemos detenernos y ver si es necesario un cambio o no, pues no les digo que sí. Toda nuestra vida se trata de cambios, siempre estamos en eso pero para algunos parece que esa palabra no existiera, yo les exhorto seas hombre o mujer a que se atrevan a renacer en todos los ámbitos de su vida y sean felices.

  1. Estar soltero no es el fin del mundo

Me ha pasado mucho que mis amigos me preguntan que cómo siendo tan linda e inteligente no tengo novio, y suelen pensar en eso, pero pienso que debe de ser porque soy muy selectiva y no quiero otro sapo en mi vida. No por ser soltera significa que no crea en el amor, sí creo en este, sólo pienso que en su momento ya llegará esa persona especial; pero si no es así de igual forma voy a seguir mi vida.

Durante mucho tiempo me cuestioné por qué yo no había conseguido pareja en tanto tiempo, siendo que mis amigas tenían novios y pretendientes por montones. ¿Sería mala suerte? Caí en cuenta que no, no era mala suerte, era que primero debía aprender amarme a mí mi misma para que los demás pudieran amarme también.

La soltería es una etapa interesante de la vida en la que puedes aprender mucho de ti misma si te das la oportunidad. Así que no le tengas miedo, vívela con intensidad, disfrútala y deja que el amor llegue cuando tenga que llegar.

Autor intelectual: Rachel García



     Compartir         Compartir