La situación económica hoy en día se puede resumir en una simple ecuación: malas noticias sumadas a más malas noticias. Estamos perdiendo puestos de trabajo, hogares, empresas, negocios y ahorros para la jubilación y no hay duda de que hay mucha gente que lo está pasando muy mal.

“Estamos a punto de declararnos en bancarrota y perderemos nuestra casa dentro de seis meses”, dice una mamá de BabyCenter que ha estado buscando trabajo durante varios meses. “En mi última entrevista de trabajo me dijeron que se habían presentado 575 personas para conseguir ese puesto”.

No pensar en la angustia y los problemas que la situación económica está creando no es muy realista, pero enfocarse sólo en la parte negativa de la recesión e ignorar lo positivo que se puede hallar en épocas así puede hundirnos más. Aunque no lo creas, los tiempos difíciles tienen algunas oportunidades únicas y beneficios. A medida que capeas el temporal tómate un poco de tiempo para apreciar las cosas y disfrutar lo más posible de lo bueno acerca de estos momentos económicos tan difíciles.

Puntos positivos para los niños

1. La importancia del ahorro está de moda de nuevo. La famosa cartilla de ahorros ha vuelto a tomar protagonismo. En muchos programas en los medios de comunicación se habla ahora de la importancia de ahorrar y de educar a los niños para que sepan cómo manejar el dinero.

Adiós al monstruo verde de la avaricia. La avaricia ya no se lleva. La frugalidad es la norma actual y probablemente tus niños disfruten más de esta forma de ser. Pueden ahorrar para las cosas que quieren, y aprenden a esperar.

2. Tus niños también aprenderán una valiosa lección sobre el autocontrol si ven cómo te dices “no” a ti misma. Por eso, piensa en voz alta cuando decidas no comprar algo, como por ejemplo “Me encantan estos pantalones, pero necesitamos el dinero para cosas más importantes”. Tus hijos, que son como esponjitas, seguro que lo captan.

3. Espacio libre para la imaginación. ¿No puedes llevarlos a las clases de dibujo artístico? ¿A las clases de ballet? Puede que sea una bendición. Las investigaciones muestran que el tiempo no estructurado o simplemente “tiempo para jugar” es vital para el desarrollo de tus niños. Y a algunos expertos les preocupa que hoy en día los niños no están teniendo suficiente tiempo para jugar libremente. Cuando hay menos dinero para gastar en actividades, jugar libremente puede recuperar la popularidad que tenía anteriormente.

4. Menos tiempo delante de la tele. Muchas familias se están despidiendo de la televisión por cable o digital y utilizando otras alternativas para distraerse como ir a la biblioteca, jugar, pasear, o ir en bicicleta entre otras cosas. Esto no sólo es bueno para el bolsillo sino fantástico por los beneficios educativos y para la salud que tiene.

5. Conectar con el pasado. Hablar con nuestros mayores sobre qué hicieron ellos en los tiempos difíciles puede ser de ayuda. Los niños siempre se deleitan con las historias y escuchar estos relatos de sus abuelos, además de enseñarles cómo se las arreglaron sus mayores, les dará un nuevo sentido del respeto hacia ellos.

Puntos positivos para ti

6. ¡Hazlo tú misma! En vez de contratar a otros, puedes aprender a hacer todo tipo de pequeñas reparaciones, trabajos de jardinería y otras muchas cosas. Una de las mamás de BabyCenter encontró un pasatiempo inesperado en coser vestidos para sus hijas.

7. Nuevas oportunidades. Ahora que el mercado laboral está en crisis, muchos están considerando cambiar de carrera o bien mejorar su educación. Reciclarse profesionalmente es siempre una buena idea y puedes encontrar muchos cursos de formarción gratuitos en tu comunidad para las personas que están en paro.

8. Estar en mejor forma. Según las estadísticas, la salud de las personas tiende a mejorar durante las crisis económicas porque la gente fuma menos, bebe menos alcohol y hace más ejercicio. Aunque los investigadores siguen intentando determinar el motivo, quizás se deba a que en momentos difíciles intentamos sacarle el mejor partido posible a nuestras vidas con lo que tenemos.

9. Una vida más simple. Los problemas económicos pueden causar estragos en nuestra salud emocional, pero algunas personas están descubriendo una ventaja inesperada en los problemas financieros. Al tener que suprimir muchas de las actividades previas, la vida es más simple y para muchas personas esto crea un sentido de mayor felicidad. Hay incluso varios movimientos sociales y culturales que abogan por este modo de vida más simple.

10. Cuando desconocemos qué es lo que nos espera en los próximas días, semanas o meses, resulta más fácil enfocarse en el aquí y ahora y sentirse agradecido por lo que uno tiene. Los problemas financieros están también trayendo un mayor sentido de la espiritualidad a muchas personas.

11. Más amor. Con menos horas dedicadas al trabajo, algunas parejas están encontrando más tiempo y energía para dedicarlas al romance. Esto no significa tener que salir a restaurantes o actividades caras. “Hemos tenido que inventar formas creativas de pasar el tiempo juntos cuando nuestro niño está durmiendo. A veces es cenar bien y ver una película y otras simplemente charlar un rato. No se necesita más para estar conectado”, dice una mamá de BabyCenter.

Puntos positivos para el planeta

12. Menos basura. En años recientes, la cultura de “usar y tirar” se ha instalado en el mundo desarrollado. Pero utilizar materiales que se pueden volver a usar puede ahorrarte mucho dinero y además, es bueno para el planeta. Por ejemplo, en vez de utilizar toallas de papel en la cocina, puedes usar paños y lavarlos.

13. Ser más consciente de las luces que se quedan encendidas, bajar un poco el termostato o gastar menos agua son también medidas que ayudarán tanto a tu bolsillo como a nuestro medio ambiente. Y enseñar a los niños pequeños a ir antes al baño solitos o cambiarte a los pañales de tela tiene también muchas ventajas de ahorro y ecológicas.

14. Reciclar ropa. Puedes comprar ropa de segunda manoo pasarte ropa entre familiares o amigos, especialmente la de los niños. Por otra parte, coser o reparar la ropa para sacarle otra temporada puede ahorrarte mucho dinero. Puedes incluso organizar una limpieza de armario colectiva con tus amigas y familiares para compartir y cambiar esa ropa con la que no sabes qué hacer.

15. Dejar el coche aparcado (y el taxi). Entre todos los gastos familiares uno de los más caros suele ser la gasolina para el coche (o el dinero en taxis para no tener que esperar al autobús). El transporte público, además de ser bueno para el medioambiente, es uno de los capítulos en los que más dinero puedes ahorrar.

Puntos positivos para tu familia

16. Más tiempo juntos. Menos tiempo en el trabajo significa más tiempo para pasarlo con nuestras familias, especialmente con los niños. Hay muchos papás y mamás que han tenido la oportunidad de reconectar con sus niños gracias al tiempo que ahora pasan en casa. Aunque la falta de ingresos no es lo ideal, esta situación abre la puerta a experiencias que de otra forma no serían posibles.

17. Divertirse como antes. De acuerdo con un historiador norteamericano, las familias se lo pasaban mucho mejor en casa durante los tiempos de la Gran Depresión jugando a las cartas, al parchís o al Monopoly. Volver a estas diversiones simples en familia puede ser una manera sencilla y divertida de disfrutar en compañía. Hacer rompecabezas, hornear un bizcocho o simplemente dar un paseo juntos son actividades que te acercarán a tu familia sin tener que gastar dinero.

18. Lazos más estrechos. Para la mayoría de las familias que están pasando por apuros económicos esto ha significado estrechar los lazos familiares. Los abuelos, tías, tíos y primos han acudido al rescate de muchas parejas con problemas económicos. Y para los que no han tenido que ser rescatados, estos tiempos de apretarse el cinturón han sido una buena oportunidad para pasar más tiempo con los nuestros, en vez irnos de vacaciones a un hotel o a un crucero.

19. Este tipo de contacto es fantástico para los niños. Sentirse parte de un grupo y de una red de familiares tiene grandes beneficios para la salud emocional como demuestran numerosos estudios. Somos animales sociales y nuestra felicidad se mide por la amplitud y profundidad de nuestras conexiones.

20. Nuevas tradiciones. Es difícil resistirse al tirón de las “supervacaciones” o incluso a no excederse en una fiesta de cumpleaños o la celebración de un bautismo. A veces, nos perdemos tanto en los regalos y los detalles de la fiesta que perdemos de vista el verdadero sentido de estas tradiciones. La actual situación económica nos da la oportunidad de reconducir la forma en la que celebramos estos eventos y volver a su sentido original.

No es necesario excederse en los regalos, incluso los más pequeños pueden ser muy enriquecedores, especialmente los que están hechos por uno mismo. Las tradiciones les dan a los niños un sentido de pertenencia y les enseñan a apreciar la gratitud y el amor.

21. Comer juntos. Las comidas, o las cenas, en casa se están convirtiendo en lo normal, en vez de ir al restaurante de comida rápida después de las actividades extraescolares de los pequeños. Comer en casa, además de ahorrar dinero, es una forma fantástica de crear un lazo de unión en la familia que incluye el momento de hacer la compra juntos, cocinar y servir y disfrutar de los platos. Además, cocinar juntos es una forma estupenda de que los pequeños con paladares exigentes se muestren más propicios a probar las nuevas cosas que han cocinado contigo.

Puntos positivos para tu comunidad

22. Ciudadanía activa. No hay nada como los malos tiempos para hacer que nuestra complacencia se evapore y hacernos más partícipes de los asuntos públicos. En vez de mantenerte al margen, participa activamente en los asuntos que te afectan en tu comunidad, bien sea las reuniones de padres del colegio, la nueva obra que va a hacer tu ayuntamiento y con la que no estás de acuerdo o la falta de parques en tu vecindario.

23. Turismo local. Quedarse en casa durante las vacaciones se está poniendo de moda. Este es un momento perfecto para visitar todos los museos, parques o monumentos de tu ciudad que nunca tienes tiempo de ver. Por un lado te ahorrarás dinero y por el otro estarás estimulando el turismo local.

Puntos positivos para tus finanzas

24. Casas más baratas. Según los expertos en propiedad inmobiliaria, este es un muy buen momento para comprar una casa. Los precios han bajado y los intereses también. Si te es posible conseguir un crédito, la compra de casa es algo a considerar.

25. Buen momento para renegociar. Si crees que has estado pagando demasiado por tu hipoteca, mensualidad del gimnasio o interés en tu tarjeta de crédito, este es el mejor momento para renegociar. No sólo eso, sino que ahora hay muchas oportunidades para encontrar todo tipo de ofertas en el mercado. Si tienes que reemplazar un electrodoméstico grande, por ejemplo, es bastante posible que encuentres una selección de precios muy buena.




     Compartir         Compartir