Hay muchas personas de las que se dice que tienen un “alma vieja”, y en el caso de muchas mujeres, aunque aún son unas jóvenes en plena flor, son unas abuelitas en el fondo de su corazón. Son personas que sienten y piensan como unas verdaderas ancianas, pero que deben vivir su cotidianeidad de acuerdo a la edad que su cuerpo les exige. Si tienes veintitantos pero eres de las que prefiere quedarse a tomar una tacita de té y disfrutar el atardecer en vez de irse de parranda de bar en bar con sus amigos, entonces déjame decirte que eres una abuela atrapada en un cuerpo joven, y estos son algunos de los problemas que tienes que enfrentar:

  1. Tuviste que aceptar que tu edad psicológica es cercana a los 100 años

1

  1. Has tenido que aprender a vivir con aflicciones del cuerpo que no son normales para tu edad física

2

  1. Y en secreto, sientes que mereces el asiento preferencial tanto como cualquier otra persona de edad avanzada

3

  1. Tienes que buscar excusas para no decirle a tus amigos que prefieres quedarte tomando té en tu casa

4

  1. Porque cuando hablan de aprovechar la juventud, tú en lo único que puedes pensar es que ya te quieres jubilar

5

  1. Por eso tienes que aguantar que te llamen abuela todo el tiempo

6

  1. Aparte entender la tecnología se te hace muy difícil

7

  1. Tienes un pasatiempo que podrías fácilmente compartir con las señoras más ancianas de tu barrio

8

  1. A veces tu comportamiento puede parecer como el de una persona senil

9

  1. Pero debes contener tus ganas de regañar a todos los niños que ves en la calle haciendo maldades

10

  1. Especialmente cuando les contestan feo a sus padres

11

  1. En secreto, disfrutas mucho ir a comprar al almacén y conversar con tus vecinos

12

  1. Simplemente no puedes entender la necesidad de vestir ropa incómoda

13

  1. El sueño ataca tu cuerpo muy temprano y no tienes más remedio que hacerle caso

14

  1. Pero temprano por las mañanas estás con el cuerpo lleno de energía

15

  1. Tienes un temperamento que no cualquiera es capaz de soportar

16

  1. Y sueñas con el día en que te conviertas en una verdadera abuela, porque para ese entonces ya no te importará nada

17

Y tú, ¿eres una abuela atrapada en un cuerpo joven?

Autor intelectual: Felipe Hernández



     Compartir         Compartir