Nadie nace sabiendo ser madre. Qué más quisiéramos tener todas las herramientas y la sabiduría necesarias para orientar a nuestros hijos sobre lo que les depara la vida, pero no es así; vamos aprendiendo conforme adquirimos experiencias y eso es lo que le enseñamos a nuestros hijos, paso a paso. Sin embargo, todas fuimos hijas alguna vez, y sabemos de cosas que quisiéramos que nuestras madres nos hubieran advertido en su momento. A mí me hubiera gustado que mi madre me dijera que la popularidad no lo es todo, que no se acaba el mundo si no asisto a una fiesta, que muchos hombres tienen malas intenciones o que no todos los que dicen ser mis amigos lo son.

Por eso, ahora que yo voy a ser madre, le escribo esto a mi futura hija, porque quiero que ella sepa lo que a mí nadie nunca me dijo:

  1. No te enamores de un hombre que ya tiene novia. Aunque te digas a ti misma que puedes controlarlo, no puedes.

 

  1. Tomarte siete shots en menos de media hora no es tan buena idea (aun así, si lo haces, no te juzgaré).

 

  1. Si te dice que no está listo para ti y que necesita tiempo, lo más probable es que ese tiempo sea para alguien más que no eres tú.

 

  1. Si me llamas a las doce de la noche pidiéndome que vaya por ti a un bar en el lugar más remoto del planeta, iré.

 4

  1. Las calificaciones pueden subir y bajar, nada de esto dice si eres mejor o peor persona.

 

  1. Pídeme que te de espacio, pero no me pidas que me aparte de tu vida.

 

  1. Cómete todas las Oreo que quieras, me da igual.

 

  1. Di todas las groserías que quieras y necesites. A tu edad probablemente yo decía el doble.

 8

  1. No puedes escoger a tu familia, pero a tus amigos sí los puedes escoger. Por favor haz una buena elección.

 

  1. No seas tan dura contigo misma.

 

  1. Haz voluntariado en algún momento de tu vida. No me importa si ayudas a construir una casa o si simplemente ayudas a separar la basura. Pero, por favor, intenta hacer algo por los demás.

 

  1. Viaja sola. No, no es un castigo, es una bendición.

 12

  1. Toma riesgos. Yo no te voy a regañar si te equivocas.

 

  1. Si te rompen el corazón no es el fin del mundo. En serio, no lo es.

 

  1. Todas las mentiras que tú quieras decirme son probablemente las mismas que yo le dije a mi madre.

 

  1. Lee al menos dos libros al año (por favor).

 

  1. Tus decisiones solamente deben hacerte feliz a ti, no dejes que te importe lo que dicen los demás (ni siquiera lo que yo diga).


     Compartir         Compartir