Hay tantas cosas por las que tengo que darte las gracias, que no sé por dónde empezar. Puede que lo que escriba vaya a sonar a cliché, pero tú y yo sabemos que todo es cierto. Siempre has sido tú. Siempre. Mi modelo a seguir.

Y lo eres porque decidiste elegir a mamá y volver a formar una familia tras haber perdido a la que ya tenías. Y eso te convierte en una persona valiente. No eres consciente de que te admiro desde mucho antes de llegar al mundo.

1. Gracias por enseñarme que la vida da demasiadas vueltas, que a veces la propia vida decide ponerse en contra de ti y cambiarte los planes.

2. Gracias por mostrarme que, aunque ese cambio de planes puede ser excesivamente doloroso, algo bueno vendrá. SIEMPRE.

padre-papa-16062012

3. Gracias por insistir en abrirme los ojos cada vez que tenía una venda en ellos que me impedía ver la realidad.

4. Gracias por todas las broncas que me has echado. Y por pedirme perdón cada vez que te has equivocado. El perdón es para los valientes, y una vez más demostraste serlo.

5. Gracias por balancearme en el aire y hacerme sentir que podía volar cuando era pequeña.

6. Gracias por demostrarme e insistirme en que hay hombres que sí saben tratar a las mujeres.

7. Gracias por agarrarme la mano cada vez que lo he necesitado.

8. Gracias por abrir tu corazón con total sinceridad conmigo, a pesar de ser tu hija.

papa-y-bebe

9. Gracias por todas y cada una de las oportunidades que me has dado. Ten por seguro que sin ti no estaría en el lugar en que estoy ahora mismo.

10. Gracias por enseñarme a tener confianza en uno mismo.

1. Gracias por decirme que estoy guapísima aún cuando no lo estoy. No sé por qué te sigo creyendo.

12. Gracias por enseñarme a través de tu ejemplo que los caminos fáciles no son los correctos. Y que el trabajo duro y la honestidad son recompensados.

13. Gracias por estar SIEMPRE ahí.

14. Gracias porque tú me has mostrado lo que es amar de verdad. 

Te quiero.

7475205_xl

Por Candela Duato.



     Compartir         Compartir