Llegó el día en que decidí irme a vivir con mi pareja. Muchos dicen que es una de las experiencias más bonitas de la vida, y que además de eso es muy romántico compartir un solo hogar con la persona que amamos. Eso es cierto, pero además se aprende muchísimo: en el tiempo que he vivido con esa persona, he llegado a conocerle detalles que nunca me imaginé, además ambos hemos tenido que adaptarnos para aprender a convivir juntos. Una cosa sí te digo, la comunicación es esencial. No te miento, habrá discusiones, algunas quizá muy fuertes, pero si logran superarlas se fortalecerán y serán más unidos que nunca.

Por eso aquí te traigo 11 realidades de irte a vivir con tu pareja que seguramente te harán identificarte si ya vives con esa persona, o te serán de utilidad si apenas te estás animando:

  1. Respetarse y comprenderse siempre será necesario

El respeto es una de las bases de una relación de pareja exitosa y del amor duradero. Cuando convives a diario con la persona que amas, el respeto y la comprensión deben ser el pilar que sustente la convivencia. De lo contrario, sólo discutirán y se harán daño sin motivo.

  1. A veces las discusiones serán inevitables

A veces habrá discusiones tan mínimas y absurdas como quién dejó la ropa tirada en el piso o quién tendrá que lavar los platos, entre otras cosas. Son discusiones que no se pueden evitar. Sin embargo, lo que sí puedes evitar es hacerlas más difíciles de sobrellevar y dañinas.

  1. Aprenderán a conocerse de otras formas

Conocerán sus comportamientos, gustos, costumbres, gestos y hasta las cosas que suelen hacer o, incluso, las que odian. De hecho, es obvio que conocerán malas costumbres del otro que, claro, tendrán que aprender a aceptar.

  1. Tendrán que conversar sobre dinero

Las finanzas es un tema inevitable en una convivencia, sobre todo porque hay gastos que hacer, cuentas que pagar y dinero con el que vivir. A veces tendrán que ponerse de acuerdo con las cuentas o calcular cómo ahorrar para poder vivir tranquilos.

  1. Conocerás todos sus aromas y olores

Sobre todo los que hay en su ropa después de un largo día. Es inevitable, sobre todo si te detienes a pensar en que es un ser humano, tal como tú, y que su cuerpo expele olores que no siempre te gustarán.

  1. No tendrán relaciones sexuales todos los días, como todos dicen

A veces llegarán demasiado cansados como para siquiera jugar entre ustedes. Y eso también es bueno, pues si pueden mantenerse enamorados sin necesidad de tener sexo todos los días, entonces habla muy bien del tipo de amor que tienen, porque demuestra que el sexo no es lo más importante.

  1. Disfrutarán aún más el tiempo a solas

Se reirán, se acurrucarán y conversarán sobre cualquier cosa. Pasarán buenos momentos juntos estando a solas, incluso llegando al punto de unirse mucho más y conocerse mejor.

  1. A veces será necesario pasar tiempo separados

Verse todos los días y en todo momento puede provocar que discutan sin razón o que se agobien un poco, por lo que será importante que se extrañen de vez en cuando. Hagan cosas diferentes durante el día y, cuando se vean, hablen sobre lo que hicieron durante el día. Reforzará mucho más la relación.

  1. Aprenderán del otro cada día

Aprenderán sobre sus costumbres, sobre la manera de reír, sobre cómo te mira, entre otras cosas. Tendrán conversaciones profundas y momentos que los harán conocerse más y aprender del otro en un nivel mucho más importante, pues compartirán una vida juntos.

  1. Conocerán otro lado del amor

Vivirán el amor en un nivel más maduro y profundo. Discutirán menos, se comprenderán más y estarán mucho más unidos frente a todo. Se entenderán mutuamente y confiarán en el otro.

  1. Te despertarás todos los días con la mirada de amor de la persona que amas

Sin duda una de las mejores cosas de vivir con la persona que amas es que puedes mirarla todas las mañanas al despertar. Es como una inyección de energía y buena vibra que te hace estar más motivado durante el día. Y, también, sientes más deseos de volver a casa a sus brazos otra vez.

 



     Compartir         Compartir