Muchos de ustedes podrían preguntarse: ¿qué tiene de especial convertirse en tío o tía? La respuesta es: ¡debes vivirlo para saberlo! Cuando me convertí en tía por primera vez, supe que mi vida ya no sería la misma. Tener un sobrinito es algo mágico, algo que se experimenta con una alegría enorme. Verlo por primera vez fue, para mí, como si me presentaran a mi propio hijo. Y es que es genial saber que serás parte de la vida de esa personita desde el comienzo, que lo verás crecer, gatear, caminar y decir sus primeras palabras, entre otras cosas. Lo mejor, es que un sobrinito saca tu lado más tierno, y en mi caso la verdad es que me derrito cada que estoy con él, simplemente lo amo.

Por eso ahora te traigo 10 sentimientos que sólo conoces cuando te conviertes en tía o tío:

  1. Conoces cómo funciona el amor instantáneo

1

Desde el momento en que viste a ese pequeño bebé moviéndose como si no supiera la alegría que te estaba haciendo sentir, entendiste a lo que se refieren cuando dicen que el amor a primera vista existe.

  1. La emoción de saber que volverán a encontrarse es inmensa

2

Cada vez que te separas de tus sobrinos empiezas a contar los días para volver a verlos, pero la emoción que te envuelve cuando sabes que vas a encontrarte con ellos te hace sentir como un niño otra vez.

  1. Te sientes literalmente como su fan número uno

3

Probablemente no haya nadie que hable mejor de tus sobrinos que tú, ni que les diga tan seguido lo hermosos, inteligentes y maravillosas personas que son. Porque mientras sus padres se enojan con ellos, tú solo te encargas de disfrutarlos.

  1. Sabes lo que significa querer ayudar de cualquier forma

4

Por primera vez, realmente entiendes lo que significa estar ahí para una persona, sin importar lo que necesite. Tu compañía es el mejor regalo que le podrías dar a tus sobrinos, porque seguramente saben que eres el mejor de los tíos del mundo.

  1. La idea de tener hijos propios se vuelve demasiado real

5

Tanto tiempo con tus sobrinos empieza a hacerte considerar la idea de tener niños que sean 100% tuyos. “¿Qué haría con una de estas criaturas?” te preguntas cada vez que los tienes cerca, y la verdad es que tu respuesta a veces es escalofriante…

  1. Y además empiezas a sentir que podrías tener éxito con ella

6

Cuando tienes sobrinos la idea de tener hijos parece tan maravillosa, porque lo único que quieres es tener uno para ti solamente. Sin embargo, en el fondo sabes que es mucho mejor tener a alguien que es como tu hijo, pero en realidad… No. ¡Es la combinación perfecta!

  1. Llega alguien que saca toda la ternura que llevabas dentro

7

Quizás ni siquiera tú sabías que podías ser una persona tan adorable, pero puedes. Y hay sola una persona en el mundo que puede lograr que lo seas, por eso se merece todo el amor que tienes para darle.

  1. Te vuelves capaz de hacer cualquier cosa para proteger su vida

8

La sola idea de que algo pueda ocurrirle mientras está contigo, te convierte en una madre leona que está dispuesta a hacer todo por mantener a su cachorro a salvo. Darías la vida por tus sobrinos, porque sabes que la valen.

  1. Las risas honestas se convierten en algo normal entre ustedes

9

En un mundo donde constantemente tenemos que estar haciendo algunas cosas que preferiríamos no hacer, cuando tus sobrinos logran sacarte una sonrisa, sabes que no hay nada más sincero que eso. Y lo mismo con ellos, porque cuando te regalan una risa, tu corazón se llena de alegría.

  1. Y entiendes cómo se siente el amor incondicional

10

Pase lo que pase, sin importar la distancia que los separe o lo que hayan tenido que vivir juntos, sabes que el amor por estas criaturas que se hacen llamar sobrinos, es infinito y siempre tendrás un espacio en el corazón para ellos.

Por eso, deberíamos estarles agradecidos a nuestros hermanos, pues ellos trajeron al mundo a esas hermosas personitas.

Autor intelectual: Felipe Hernández



     Compartir         Compartir