Los hermanos siempre tendrán sus diferencias, y esto no quiere decir que no se amen. Los problemas entre hermanos surgen a raíz de que han convivido a diario bajo el mismo techo y sus personalidades distintas llegan a chocar inevitablemente. Esto se acentúa por un factor importante: la diferencia de edades. No es lo mismo cómo ve el mundo el hermano mayor que el hermano menor, ni su comportamiento es igual y, desde luego, el trato que le dan los padres al hermano mayor no es el mismo que el que le dan al hermano menor. Cada uno tiene distinto grado de madurez y diferentes responsabilidades en casa, y, desde luego, al hermano mayor le toca una carga un poquito más difícil.

A continuación, te enumeramos 10 cosas que los hermanos mayores nunca te dijeron:

  1. El mundo continuamente nos recuerda que somos los mayores

El mundo entero (no solamente nuestros padres) nos recuerda que, por ser mayores, tenemos que ser más responsables. Porque lógicamente, es cierto, tenemos que hacernos cargo de nuestros hermanos pequeños en la escuela… Son responsabilidades que no queríamos ni esperábamos, pero de todas formas recibimos.

  1. Nos preocupa ser un buen ejemplo

Aunque no queramos aceptarlo, tomar decisiones siempre está condicionado por lo que eso podría demostrar a nuestros hermanos menores. Ser alocados, irresponsables y cualquier cosa iba a influenciarlos, porque ahí estaban ustedes atentos a lo que hacíamos.

  1. Por experiencia, sabemos que van a cometer muchos errores

Y todo eso a pesar de que sabíamos que de todas formas se iban a equivocar, lo que duele en el alma saber. Pero está bien, es parte de su propio proceso de aprendizaje, después de todo… Ahí vamos a estar cuando quieran llorar.

  1. Para nosotros las reglas son más duras

Puede que todos digan que no es así, pero realmente sí lo es. Primero, porque llegamos a una familia que no sabía cómo cuidar de alguien y fueron mucho más estrictos que cuando ya tenían algo de práctica. Y también porque siempre fuimos los más grandes, por lo tanto, se esperaba algo más de “madurez” de nuestra parte.

  1. En ocasiones tenemos que ser un poco estrictos

Nosotros también somos hermanos y sabemos perfectamente cuando uno de nosotros necesita una motivación para poner las cosas en orden, por eso cuando nos enojamos, es por el bien de nuestros hermanos pequeños. Incluso cuando te molestamos, porque eso es mucho más efectivo para lograr que hagas las cosas.

  1. Deseamos que tomen buenas decisiones

Básicamente todo lo hacemos por su bien, a pesar de que a veces ni siquiera tenemos claro qué signifique eso, queremos que tomen las mejores decisiones que puedan y que aprendan de nuestros errores.

  1. A veces nos pusimos entre nuestros padres y los hermanos

Voy a decirlo… Somos el mejor mediador en las familias, porque solo nosotros podemos ponernos tanto en la posición de nuestros padres como de nuestros hermanos. Aunque siempre tenemos un poco más de simpatía por el lado de los hermanos.

  1. No siempre teníamos idea de lo que estábamos haciendo

Si los padres nunca están preparados para ser padres, ser hermano mayor es mucho más improvisación y prácticamente 100% confusión. Tienes que ser amigo, hermano, guardián… Y a veces simplemente no entiendes cuál responsabilidad es más importante.

  1. No nos gusta que nos responsabilicen por todo

Es difícil ser hermanos mayores, de verdad tienes que asumir muchas responsabilidades que no te sientes preparado para tomar, pero lo haces. El problema es que a ratos se hace muy agobiante, estamos aprendiendo a ser personas al mismo tiempo que le enseñamos a nuestros hermanos cómo ser una. Es complicado.

  1. Siempre estaremos ahí, dispuestos a darte una mano

No importa lo que hagas, la hora o la relación que tengas con tus hermanos mayores, siempre vamos a estar ahí para prestarte algo de ayuda. Porque somos hermanos, amigos, guardianes y todo lo que queramos ser por nuestra familia. Hemos crecido y aprendido juntos, y así queremos que siga siendo.

 

Así que te recomendamos amar a tu hermano mayor, porque él lo daría todo por ti.

 



     Compartir         Compartir