Ser la hermana menor es algo difícil, pero ser la hermana mayor es todavía más complicado. Si eres la menor, es muy probable que constantemente te estén comparando y poniendo de ejemplo a tu hermana la mayor, y eso puede llegar a ser un fastidio. Pero cuando eres la mayor, cae sobre ti una responsabilidad muy grande, pues siempre tienes que ser un modelo a seguir para tus demás hermanos y por eso tus padres suelen ser un poco más estrictos y demandantes contigo. Ser la hermana mayor implica sentir una presión sobre los hombros todos los días, por eso aquí te traemos 10 cosas que las hermanas mayores nunca de los nuncas te confesarán a ti, la menor:

  1. A ella la criaron con ciertas reglas mucho más estrictas que a ti

Al ser el primer hijo los padres tienden a ser muchos más estrictos en la crianza ya que al final estaban aprendiendo a ser padres. Contigo las reglas cambiaron y mucho.

  1. Tus padres siempre le recordaron que era la mayor

Y para ellos ser la mayor conlleva muchas responsabilidades que adquirir, incluso sentirse responsable por ti y tus hermanos más pequeños.

  1. Aunque no lo creas, trató de ser un buen modelo a seguir para ti

Cuando eres la mayor de todos los hermanos, siempre vas a querer que ellos vean en ti sólo cosas buenas y estén orgullosos de ti.

  1. Algunas veces fuiste un verdadero dolor de cabeza para ella

Y no hablo únicamente de las veces que tomaste sus cosas sin permiso, o rompiste algo que le pertenecía. Hablo de todas las veces que quiso aconsejarte porque ya pasó por eso y tú no la escuchaste.

  1. Ayudó a que tus padres te entiendan y no sean tan duros contigo como lo fueron con ella

Lo hizo, muchas veces. Porque ella te entendía mucho más que ellos y decidió luchar por ti.

  1. Se preocupó mucho por ti cuando empezaste a salir

Sí y no por celos, si no por el simple hecho de verte crecer y que alguien pudiera hacerte daño.

  1. Tuvo que ser estricta contigo

No la culpes, fue el rol que le impusieron, y si bien quería ser más tu amiga que tu madre, muchas veces prefiero ser estricta para ayudarte a crecer.

  1. Siempre estuvo dispuesta a ayudarte

No importa que fuera lo que necesitaras, desde escaparte con tu nuevo novio o que necesitaras dinero, ella siempre estuvo ahí para ti.

  1. Estuvo ahí cuando te equivocaste

No importa qué hiciste, ella estaba ahí para ti. Sabía apoyarte en todo momento, incluso cuando tus errores la lastimaban.

10.Tuvo momentos de mucha confusión

Tenía que ser tantas cosas para ti: tu profesora, tu protectora, tu amiga, tu madre cuando ella no estaba, que por momentos perdió el rol de hermana.

Así que agradécele todo lo que ha hecho por ti y apóyala, porque estar en su posición y tener sus responsabilidades no es algo fácil.

 

Autor intelectual: Jessica Balseca



     Compartir         Compartir