No sé que es lo que vendrá más adelante, pero sé el futuro que quiero 

0
1533

El futuro no solo se oculta de mí sino que se oculta de un mundo entero que en su mayoría espera tenerlo, que esta vida no termine porque aún quedan muchas cosas qué hacer y qué resolver. Nadie sabe lo que ha devenir, qué es lo que el paso de los años nos estarán entregando, ni cuando será el último día que podremos abrir nuestros ojos por la mañana y agradecer un nuevo día más de vida. No sabemos en que momento nuestros sueños se harán realidad y todas nuestras metas estarán cumplidas, pero hay una cosa que si podemos saber… Sabemos quienes queremos ser en ese futuro que aún es una sombra para nosotros, que aún esta oculto para todo el mundo; sabemos que es lo que queremos lograr en los futuros días y qué es que lo que estamos esperando para esos días que vendrán.

Me es suficiente hasta el momento saber en qué persona me quiero convertir, porque puedo ver un poco de ese futuro que día a día descubro a su tiempo. Sé cuales son los sueños y metas que quiero alcanzar y mi trabajo será trabajar cada día por llegar a ellos, por avanzar cada vez más hasta poder tocarlos y hasta el final tomarlos con mis manos y hacerlos míos. No puedo ver los días que han de venir, pero si puedo ver todo lo que estoy haciendo día con día por alcanzar ese futuro que quiero, porque todo lo que haga el día de hoy no solo lo recordaré como un pasado sino que contribuirá para el día de mañana. Todo lo que esté haciendo el día de hoy es un ladrillo más para la estructura que quiero lograr en algún tiempo que no alcanzo a ver por el momento, pero que puedo ir construyendo poco a poco hasta llegar a cumplir los planos que por mucho tiempo diseñé.

La vida es demasiado corta para desperdiciarla pensando en las cosas que no puedo hacer, en problemas y en situaciones difíciles que logren derribarme, pero lo importante de todas estas situaciones es que no dedo quedarme en el suelo, tengo que ver mis errores y tomar más fuerza para levantarme y seguir adelante con la cabeza en alto, pensando siempre en todos mis sueños y dejando atrás todas esas cosas que podrían convertirse en un tropiezo para mí. Me gusta lo que soy el día de hoy y a pesar de no poder ver quien seré el día de mañana, sé que puedo tener en mis manos ese volante que me llevará a la vida que quiero a pesar de no ver más allá del día de hoy.

Solo tengo que seguir luchando contra todo lo que se me presenté, sin importarme lo que tenga que pasar, dejar el miedo atrás y decirle adiós a todos los problemas, a todas esas cosas que puedan llegar a amargarme la vida y detener el tiempo para todas esas cosas que tengo en mente, todas mis metas y proyectos que me harán mejor persona, que me ayudarán a convertirme en quien quiero ser en la vida. No dejaré de luchar por lo que quiero y convertirme cada día en una mejor versión de mí.