Puedes quedarte con él, no pienso mover ni un dedo por tenerlo otra vez

0
1516

Quien iba a pensar que hace unos días estabas a mi lado, me tomabas de la mano mientras caminábamos por las calles y nos demostrábamos cariño frente a los demás. Nunca pensaría que ese amor que tanto presumimos se acabaría de esta manera; confiaba en ti y estaba segura de que quería pasar toda la vida a tu lado, una vida llena de amor y bendiciones que sabía que solo obtendría estando a tu lado. Sabía al verte que eras la persona que había logrado robarse mi corazón, mis sueños y mi mente entera. No podía evitar seguir enamorándome de ti cada vez que estabas a mi lado, te acercabas a mi oido y me decías lo que sentías por mí; todo lo creí y sabía que tus palabras eran sinceras. Tanto creí tu amor que pensé que nunca me cambiarías por alguien más porque para ti era la mejor.

Estaba cubierta de mis ojos y no podía darme cuenta de que el amor que me decías tener no era ni la milésima parte de lo que de verdad había dentro de ti. Mi corazón se partió en miles de pedazos al darme cuenta que todo el tiempo que pasé a tu lado fue una mentira, una mentira que me derroto, que ganó la guerra y me destrozo el alma. Mi vida se detuvo cuando me di cuenta que había alguien más a quien le entregabas el amor que a mí me prometías; no supe que hacer cuando me di cuenta, pero todo el amor que sentía se pudrió, se esfumo de mi alma y se fue para siempre; mi corazón se liberó de ese sentimiento que por mucho tiempo me mantuvo cegada, llena de una mentira que después se convirtió en un rencor que nunca pensé sentir por ti.

La vida se me fue en un suspiro, se me fue mientras te vi con ella, tomados de la mano, de la misma manera en la que tomabas la mía; en ese momento fue cuando entendí que mi lugar nunca había sido a tu lado, que soy más valiosa del valor que tu me diste mientras me mentías y te burlabas en mi cara. Me di cuenta que el tiempo que pase a tu lado se fue a la basura, pero reconozco que fui feliz, pero ahora miro hacia atrás y me doy cuenta de que ese tiempo fue un desperdicio para mí.

No pienso alejarte de ella porque serré yo quien me iré, soy yo quien rechazo esta burla que me han hecho los dos, este engañó que jamás podré olvidar ni perdonar. Me alejo de una vida absurda, de una vida que no dejará nada bueno en mí, al contrario, solo me lastima.

Dile a ella que no tenga miedo, que no pienso luchar por ti; que no pienso mover ni un solo dedo por recuperarte, porque ya no me interesa nada que venga de ti, no quiero tener ningún tipo de relación con un cobarde que decidió perder a una gran mujer por alguien que no vale ni la mitad; que decidió perder tiempo de su vida en comportarse como un idiota lastimando a una mujer que lo amaba. No hay nada más que decir, solo que espero que la vida no les permita ser nunca feliz.