Eres mi mayor ejemplo y siempre estaré para ti… mamá 

0
536

De pequeña podía verte desde abajo, para mí, más que la estaturas eras gigante en todos los sentidos, eras mi súper heroína y sabía que nadie podía lastimarme porque tú estabas a mi lado. Sabía que nunca estaría sola, pues estaba segura que estarías ahí, no te importaría que los años pasarán, no me importaba a mí si crecía o no crecía, lo único que quería era estar contigo por siempre. Los años pasaron y el sentimiento nunca cambio, seguiste siendo una heroína para mí y mi ejemplo a seguir.

Yo podía verte aunque tú no te dieras cuenta, veía como luchabas contra las tempestades que llegaban sin que pudieras darte cuenta. Nunca te derribabas y eso era una gran enseñanza para mí, pues lo único en lo que pensaba es que quería ser tan fuerte como tú lo eras, pues lo único que podáis ver en ti era esa fortaleza que te caracterizaba como la mejor mamá del mundo, puesto en mi corazón nadie a podido quitarte y dudo que algún día logran hacerlo. Estuviste a mi lado en todo mi momento, así como lo pensaba. No importaban las enfermedades, tú ahí estabas, no importaban las caídas tu ahí estabas lista para darme un beso y quitarme todo el dolor que pudiera tener. Todo lo hiciste por mí y ahora sé que no estaba equivocada, que tú eras mi ejemplo a seguir, esa medida, esa altura a la que tenia que llegar, una tarea nada fácil de conseguir.

Ahora que he crecido, que podido darme cuenta de muchas cosas y comprender que el tiempo tenía que pasar, que ni tú ni yo seguiríamos igual y que ese cabello blanco que salía de tu cabeza era el precio que tenías que pasara por los años, pero no me importa que tan blanco sea tu cabello, lo único que quiero es que sigas a mi lado y nunca te vayas, pues te necesito en cualquier momento de mi vida, cuando era pequeña y ahora que he crecido, y sé que seguirás siendo lo mejor de esta vida para mí, porque todo esos abrazos, esos besos tan tiernos nadie nunca podrá dármelos igual que tú lo has hecho hasta el día de hoy.

No quiero perderte y si algún día tengo que decirte adiós, quiero encontrar en algún momento el conjunto mágico que puedo usar para detener el tiempo y que te pueda entregar y regresar todo lo que has dado por mí. La vida no sería justa si llegará a arrebatarme lo único que tengo que vale la pena, tus abrazos y ese mayor incondicional que es totalmente verdadero, lo sé porque en cada abrazo que me das he podido darme cuenta de la esencia de cada uno de ellos, ese toque que solo tú puedes darle y que nadie más puede quitarte. Tienes el primer lugar en mi corazón y quiero que sea así por siempre. Quiero que sigas siendo la mejor mujer de mi vida, quiero que siempre sigas siendo el mismo ejemplo hasta el día de hoy. Quiero que me sigas amando de esta manera y poder hacerlo por muchos años más.