Pensé que te recordaría como el amor de mi vida, pero siempre serás quien arruino mi vida 

0
1607

Todo iba muy bien entre tú y yo, pesaba que éramos eternos y que la vida llevaba a tu lado era lo mejor que me había pasado en la vida, que nunca encontraría a una persona como tú, pues tú tenías todo lo que había buscado. No puedo entender el día de hoy como fue que de ser el mejor regalo de mi vida, te convertiste en mi peor pesadilla, en una decisión que nunca debí tomar pues te convertiste en mi peor error, y en un sueño que no tenía que haber existido.

No voy a negar que un tiempo fui feliz a tu lado, pero después todo comenzó a cambiar, cuando comenzaste a demostrar lo que yo realmente significaba en tu vida y comencé a ver que solo perdía mi tiempo a tu lado, pues las cosas estaban mal y lo mejor era alejarme para siempre y lo más pronto que yo pudiera. Eramos felices a pesar de todo lo malo de nuestra vida, pero lo que no sabía era que esa felicidad de tu parte solo era fingida. En estos momentos no puedo entenderte, no puedo entender como fue que soportaste tanto tiempo a mi lado a pesar de no sentir el mismo sentimiento que yo, como fue que tomaste las suficientes fuerzas para mirarme a los ojos y fingir que sentías algo, que sentías el amor que me prometiste desde siempre.

Regreso a los días en los que estábamos juntos, antes de que supieras que en tu corazón no había más que un sentimiento de compasión y vergüenza, pues tuviste que soportar estar a mi lado todo este tiempo. Ahora recuerdo todo lo que vivimos juntos y puedo entender muchas cosas que en su momento podía ver, que en ese momento no podía entender. Fui muy feliz a tu lado, pero eso no quita el hecho de que me partiste el corazón y que me hiciste la peor herida que alguien pudo haber hecho a mi alma.

Tiene sus saber que dejaste ir a una gran mujer, que no supiste valorar el amor que te entregue y preferiste decirle que no a una oportunidad de pasar la vida con una mujer que te amaba y que estaba dispuesta a enterarte todo, de hacerte muy feliz y no dejar que nunca nadie pudiera lastimarte, algo que al parecer nunca te importó, pues no solo permitiste que alguien más me lastimará, sino que fuiste tú mismo quien decidió hacerlo. No soy nada feliz ahora que estoy lejos de ti, no por el hecho de que ya no estás a mi lado, sino porque sigo sintiendo la garganta amarga de ese mal rato que pasé a tu lado, ese momento en el que me di cuenta de que todo lo que había construido a tu lado se derrumbaba y no había nada que yo pudiera hacer, que lo único que quedaba era decirte adiós, adiós al amor de mi vida y a la única persona que había logrado arruinarme la vida.