Todas las mujeres estamos en búsqueda de un caballero, no de cualquiera que se diga ser un hombre 

0
1222

Las mujeres no buscamos a el chico más varonil de la tierra, no buscamos a ese tipo que se hace llamar hombre, cuando solo el sexo lo delata pero sus acciones y pensamientos dicen todo lo contrarío de lo que su boca profesa. Las chicas no estamos en la búsqueda de una persona que nos compre con regalos, que nos llene de promesas y nos enamore con un automóvil del año. No estamos en búsqueda de un chico que en todas las fiestas sea la sensación, que logre el mejor puesto en una empresa y que pueda mantener a su mujer como una reina.

A las mujeres nos gustan las joyas, la ropa, el calzado y el maquillaje; pero eso no quiere decir que aguantaremos a un patán, que no sabe respetar a una dama y que lo único que hace es presumirnos como un trofeo, como un objeto que puede tener cuando quiere y tirar cuando ya no lo necesite. Las mujeres, preferimos entregar miles de regalos y lujos por un poco de respeto, por un hombre que sepa comportarse como un hombre, como un caballero que nos presuma como su mujer, pero deje en claro que somos unas damas. Las mujeres soñamos con un chico que sepa tratarnos y que nos haga sentir la mujer más bella del mundo, que nos mime y que nos entregue detalles cada vez que tenga la oportunidad; que nos presuma como su mayor tesoro, un tesoro que no estará dispuesto a soltar y que luchará por él si alguien se lo intenta arrebatar. Todas las mujeres estamos en búsqueda de un caballero y no de cualquiera que siga ser un hombre.

Queremos un chico que esté al pendiente de nosotras cada vez que lo necesitemos, que este dispuesto a enfrentarse con lo que sea con tal de defendernos y que esté a nuestro lado en cualquier momento. Queremos a ese chico que luchará por enamorarnos cada día y que hará miles de detalles para lograr que nos quedemos a su lado. Soñamos con ese chico que nos cuidará y que le dirá que no a cualquier tentación de la calle, que le dirá que no a cualquier mujer que intente engatusarlo, pues demostrará que ya encontró a la persona correcta y que le guardará respeto pues tomó una decisión estando enamorado, sintiendo amor verdadero.

No podemos soñar con un príncipe azul sacado de un cuento de hadas, solo soñamos con un hombre que demuestre serlo y que esté dispuesto a entregar todo por la persona que está a su lado; que no le importe perder lo que tenga que perder con tal de seguir a lado de la mujer que ha dicho amar. Todas, todas hemos soñado con ese hombre que cumple todo lo que promete, y que nunca hará una promesa a ligera, pues es lo suficiente hombre para tomarse las cosa enserio. Júzganos, pero la verdad es que buscamos a un hombre que de verdad sea un hombre y no un payaso.