No quiero un príncipe azul, quiero a alguien que sea real 

0
1707

Tengo que confesar que en algún momento de mi vida soñé con encontrarme con mi príncipe azul, ese hombre que me llenaría de alegría, que sería perfecto y que cuando nuestras miradas se encontrarán se enamoraría perdidamente de mí, y desde ese día no me dejaría nunca más sola, lo tendría a mi lado y compartiría una vida a su lado. Las cosas las dejaba pasar pensando en que en algún momento ese hombre de ensueño llegaría a mi vida, intentaba ser paciente e ignoraba todo lo que mi razón me decía, tratando de enseñarme que todo se quedaría en un simple sueño, en un deseo convertido en una ilusión, una ilusión que con el tiempo me daría cuenta que la vida allá afuera no es un cuento de hadas.

Después, por fin encontré a ese príncipe que tanto espere, me imagine miles de cosas a su lado y al principio todo iba muy bien, pero con el tiempo comencé a darme cuenta que las cosas no salen como las esperas, comencé a ver más clara mi visión, mis errores y toda farsa en lo que se había convertido mis sueños. Me di cuenta que lo que pensé que era un príncipe azul solo era una basura, la idea de una niña inmadura que no se había enfrentado nunca a lo que puede ofrecerte el amor, ese sentimiento que se convierte en una arma de doble filo cuando comienza a tomar todo lo que eres. Comienzas a ver por esa persona antes de ver por ti misma, por esa persona a la que soñaste y que ahora está a tu lado; comienzas a darte cuenta que no era como lo imaginabas, que era todo lo contrarío, que al final no necesitabas un príncipe azul.

Había conocido muchas personas mientras perdía mi tiempo con la persona equivocada, cada una de ellas me hicieron entender que lo que yo necesitaba era comenzar a vivir en mi realidad, en este mundo lleno de mentiras e ilusiones inmaduras. Me di cuenta que lo que yo necesitaba era el mejor hombre que vive en el día de hoy, en ese hombre que lleva toda su belleza en el interior, inteligencia en su mente y amor en su corazón. Supe que necesitaba a una persona que viera por mí y que me valorará tal cual soy, que me quisiera y que estuviera al pendiente de mí en todo momento. Quiero a ese hombre que puede hacer cualquier cosa por mí, que estará una vida a mi lado y que nunca se cansará; ese hombre que me estaba buscando y que cada una de mis características, todo eso que soy lo enamorara cada día de su vida y lo llenará de ilusión y fuerzas para luchar por el mismo amor, por el mismo objetivo. Ese hombre que anhelo está en algún lugar, en la vida de allá afuera, haciendo lo mismo que yo me encuentro haciendo el día de hoy… buscándolo y soñando con su llegada cada segundo de mi vida.