Con un beso de amor soñé…. Y nunca llegó

0
1521

¿Quién inventó todas las historias de cuentos de hadas? Cómo puede ser posible que un par de adolescentes se enamoren sin antes conocerse lo suficiente. Estoy cansada de ver ese tipo de historias donde existe una joven y se convierte en princesa porque se ha topado con el amor de su vida que no solo es guapo, sino que también es rico y alto papel en la realeza. No está bien que desde pequeñas nos enseñen que cualquier adolescente puede encontrar el amor de su vida en cualquier lugar y en cualquier momento; no está bien que nos llenen de ilusión que nos hará esperar a ese amor prometido, un guapo galán que nos llevará a convertirnos en princesas. Solo llego el momento de cansarme en pensar que en cualquier momento encontraré lo mejor de mi vida viviendo con la esperanza de que encontraré a mi príncipe azul y me hará ser feliz por el resto de mi vida.

Después de pasar el tiempo pensando en que la vida es demasiada corta para seguir pensando en los cuentos de hadas e historias de princesas, esperar que mi príncipe llegue me saque de pobre y además haga que todas mis amigas se mueran de envidia porque es el hombre más atractivo de toda la ciudad. Aprendí con el tiempo que no podemos tener todo en esta vida y que lo único que nos queda hacer es disfrutar nuestra vida con lo que tenemos e intentar no envidiar lo que tienen los demás o desear algo que sabes que no llegará pronto. Pensé que me encontraba perdiendo mi tiempo y entregándome a una ilusión que no se cumpliría nunca. Lo mejor fue despertar de todos los sueños y comenzar a vivir una vida fuera de un cuento de hadas porque allá afuera hay muchas cosas que dejamos y que no tomamos en cuenta porque estaos demasiado ocupados preocupándonos por encontrar el amor, un amor que no se asegura que llegará.

El día de hoy aprendí a ser feliz con lo que tengo y no basar mi felicidad con estar con alguien y encontrar el amor. Aprendí que hay cosas allá afuera que valen más la pena que estar coqueteando e intentar amar a una persona y encontrar a alguien que te ame a ti. En este momento me encuentro feliz sola y no busco nadie que remplace el tiempo que paso conmigo misma, ese tiempo que ahora puedo invertir en mis amistades y aprovecho que hoy puedo tomar mis propias decisiones sin tener que tomar en cuenta las de nadie más. Veo lo que tengo a mi alrededor y soy feliz. Soy feliz siendo quien soy y estando sola describiendo nuevas cosas y aventuras que no se comparan y no pudiera vivir si alguien estuviera a mi lado. Deje de creer en los cuentos de hadas que escuche cuando era pequeña y comencé a darle importancia a lo que realmente vale la pena en este momento para mí, como lo son mis amigos, mi familia y cada uno de mis sueños; esto es lo único que importa.