Toma mi mano y nunca la sueltes 

0
628

Toma mi mano y nunca la sueltes porque ya no sé que es lo que podría hacer si tau llegarás a alejarte de mi vida, sabiendo que yo estaba acostumbrada a tus caricias, a confiar mi vida en alguien y sentirme protegida entre sus brazos. Ya no puedo deshacerme de este sentimientos que me ha acorralando, que ha llenado todos los huecos que el pasado dejo en mi corazón y que por mucho tiempo me lastimaron. Mis manos estaban vacías y no sabía que era lo que tenía que hacer con mi vida; no sabía cuanto me costaría encontrar a una persona que me hiciera feliz y que me demostrará que todo iba a salir bien, que no tuviera miedo porque nunca más estaría sola de nuevo. Antes de que llegarás a mi vida no podía dibujar una sonrisa, porque no tenía nada que me motivará a hacerlo, nada que me hiciera ver algo bueno en este mundo, algo que me hiciera seguir adelante intentando retomar mi tiempo perdido y quisiera aprovechar cada segundo, cada minuto para ser una mejor persona. Recuerdo como la amargura manchaba mi pecho y no permitía que pudiera disfrutar de las pequeñas cosas que hay allá afuera y que puedan hacerme feliz.

Hoy me encuentro con tu compañía y con un amor que no puedo sacar de mi pecho; hoy estoy esperando pasar toda una vida con una persona que se ha robado mi tiempo, pero que ha hecho que se vayan todos mis miedos y que la nostalgia que me lastimaba por las noches se fuera; alguien que me hizo entender que estoy aquí con un propósito y que no puedo decir que no a o que ha de venir, que no vuelva a cerrar mis ojos y tirarme por la borda porque ya no puedo seguir adelante. Las cosas que he tenido que pasar antes de que llegarás a mi vida no fueron nada sencillas, pues me lastimaron como nunca nadie lo imagino, porque me arrancaron las alas mientras me mantenía volando con un sentimiento a ciegas; las arrancaron sin importar que caería desde las alturas y que rompería todo lo que soy, que romperían mis huesos por el dolor y mi alma por la desilusión.

Pero cuando llegaste a mi vida lo único que hiciste fue recuperar el daño, sanar unas heridas que nunca pensé que se recuperarían, lo único que hiciste fue darme una razón para seguir adelante, pero lo más importante, darme una razón para no dejarme caer de nuevo y comenzar a luchar para olvidar un pasado que me hizo trizas. Nunca sueltes mi mano, porque no sé que es lo que haré, porque el único miedo que tengo es de perderte y no saber seguir mi camino sin ti. Ahora dependo de tu aliento y tus latidos, ahora sé que mi lugar es contigo y todo gracias a la manera en al que me tratas, gracias a el brillo de tus ojos mientras me miras, gracias a que estás conmigo en todo momento y me demuestras que lo que hay dentro de ti es amor puro, no una mentira ni una fantasía… solo amor.